Camiones no respetan a la autoridad: dejan productos de día y en zonas rígidas

Municipio ejerce poco control. Multó a Tottus con S/.837 por no respetar la norma. Solo se permite descarga de 11 p.m. a 6 a.m. en el centro de Lima

*Por: Roxabel Ramón* Ingresar al Centro de Lima a bordo de un vehículo pone a prueba la resistencia cardíaca de cualquiera. En un recorrido por esas calles congestionadas, observamos que la taquicardia del conductor promedio se activa cada media cuadra: cuando otro vehículo se detiene justo delante para que alguien cargue o descargue mercadería. Entre las 11 a.m. y 11:30 a.m. del jueves avanzamos escasas cuadras, pero encontramos diez casos como el descrito. En el último de ellos, un agente edilicio amonestaba verbalmente a ejecutivos del supermercado Tottus porque en una de sus puertas, la que da a la cuadra 4 del Jr. Ocoña, un camión había invadido el carril derecho para cargar objetos provenientes del almacén. En el mismo lugar, el chofer de otro camión, de placa XI 9288, confesó que iba a descargar un pedido de refrescos. Esas unidades no solo invaden la zona rígida, también incumplen el horario de carga y descarga: de 11 p.m. a 6 a.m., según el gerente de Transporte Urbano de Lima, Javier Baraybar. Si bien la policía multó al conductor del primer camión, el agente municipal no le impuso la sanción por carga y descarga: S/.335 ni ordenó el traslado del carro al depósito municipal. “Debieron cobrar ambas faltas”, criticó el especialista Marco Tulio Gutiérrez. Por la tarde, el mismo camión cargaba objetos en la misma puerta de Tottus. Ante nuestra insistencia, al gerente de Fiscalización de Lima, José Fernández, no le quedó otra opción que imponer una multa de S/.837 a la tienda. Dijo, increíblemente, que nunca había tenido ese problema con los almacenes del centro, como Metro, Sodimac o Tottus. Llamamos a la administración de este último almacén para que responda por las faltas cometidas, pero no respondieron. Ni las multas ni los insultos de impacientes choferes frenan la actitud egoísta de los conductores de camiones. La lógica de los empleados de O.S. Logistic S.A., por ejemplo, es entregar sus pedidos a tiempo a Saga Falabella (según declararon el miércoles) sin importarles que su camión, de placa WP 9335, estuviera detenido 25 minutos en la cuadra 1 de Jr. Huancavelica. Y ayer, como ya es costumbre, los camiones proveedores de las tiendas Metro del centro invadieron a su antojo las aceras de la cuadra 6 del Jr. Lampa. *TAMBIÉN EN AV. VENEZUELA* El recorrido incluyó una vuelta por la Av. Venezuela y alrededores. En Jr. Iquique, un camión de Lays, de placa XQ 7967, invadió la zona rígida por media hora, mientras proveía de snacks al Cine Star. En la cuadra 1 de Venezuela, el Supermercado de Muebles permitía que 10 camiones de carga invadieran el total de su frontis, en zona rígida; y en la cuadra 17, un contenedor de Alicorp interrumpió el tránsito para entrar a un depósito. Según Baraybar, unos 20 carros son multados al día por incumplir el horario de carga y descarga en el Centro de Lima. Sin embargo, lo que se vio en estos últimos días demuestra que este control no es muy eficaz. *LAS CIFRAS* *S/.69* Es la multa impuesta por la PNP si el vehículo interrumpe el tránsito. A ello se suma la multa de S/.355 establecida por el municipio por incumplir el horario. *S/.837* (El 25% de una UIT) es la multa impuesta por la municipalidad a un establecimiento comercial que permite cargas o descargas en espacios públicos.

Tags relacionados