Castañeda: Puente Bella Unión estará listo a fines del 2017

Alcalde de Lima anunció una nueva fecha de entrega. Obra, que fue el primer anunció de Castañeda, ha sufrido varios retrasos

Castañeda: Puente Bella Unión estará listo a fines del 2017

La Contraloría advirtió retrasos en las obras del puente Bella Unión que tras dos años de iniciada tiene una avance de apenas 40%. (Municipalidad de Lima)

Recién estrenado como alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio anunció que el puente Bella Unión, estructura que colapsó en 2013, durante la gestión de Susana Villarán, sería su prioridad. Sin embargo, 26 meses después de aquella promesa la obra está lejos de estar lista, debido a retrasos y postergaciones.

Esta mañana, el alcalde de Lima anunció que el Puente Bella Unión, ubicado en límite del Cercado de Lima con San Martín de Porres, estará listo para su reapertura al tránsito vehicular a fines de diciembre de 2017.

Explicó que la demora registrada en el avance de esta obra responde a un problema generado por descoordinaciones con la empresa Sedapal en los trabajos que se venía ejecutando en un sistema de cañerías en la zona de trabajo.

Durante la presentación de una flota de 86 vehículos de Serenazgo, Castañeda agradeció a la nueva administración de Sedapal ha permitido agilizar dichos trabajos. Informó asimismo que los trabajadores de la Municipalidad de Lima a cargo de esta obra deben lidiar con los constantes cambios del nivel de caudal de río Rímac que se reportan a diario.

Retrasos
Hace unos días, la Contraloría advirtió retrasos en la obra que tras dos años de iniciada tiene una avance de apenas 40%. En una inspección realizada el 27 de febrero de 2017, el organismo de control detectó que los trabajos, realizados por el consorcio Línea Amarilla (Lamsac), presentan deficiencias porque “no se vienen ejecutando de acuerdo a la solución técnica aprobada en el Master Plan (Plan Maestro), lo que origina riesgos respecto a la seguridad, calidad y costo de las obras”.

A través de un comunicado, la Contraloría explicó que de acuerdo al Master Plan, considerado en las adendas 2 y 3 del contrato de concesión de LAMSAC, el nuevo puente debía ser una estructura atirantada, de 50 metros de longitud y 34.5 metros de ancho. Sin embargo, durante una inspección realizada, se advierte que la construcción o solución técnica que se aplica es la de una estructura simplemente apoyada, sin pilar central.

Como se recuerda, pese a que existía un proyecto con código SNIP 287856 presupuestado en S/58.8 millones para la construcción del Puente Bella Unión, la gestión de Luis Castañeda Lossio decidió en 2015 aprobar la Adenda 2 del contrato de Línea Amarilla (con OAS) en el que se anularon dos proyectos viales en la Vía de Evitamiento para hacer el mencionado puente, cuya construcción está valorizada en US$41.9 millones.

La Contraloría recuerda que, en abril de 2016, se modificó la citada adenda para independizarla y se estableció un nuevo plazo de obras de 456 días calendario que concluyó el 31 de diciembre de 2016.