Conozca más acerca del fallo del TC a favor del Arzobispado contra la PUCP

La Universidad Católica desmereció que el TC tuviese competencia en el tema. TC asegura que el fallo solo tendrá alcance al manejo patrimonial de la casa de estudios, no en sus principios educativos

El Tribunal Constitucional declaró infundada, por mayoría, la demanda de amparo planteada por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) contra Walter Arturo Muñoz Cho, a fin de que este —en su calidad de miembro de la Junta Administradora de la herencia de don José de la Riva-Agüero— se abstenga de intervenir en el manejo de los bienes de esa casa de estudios.

La sentencia del máximo órgano de control constitucional se conoció ayer por la tarde y pone fin a un largo y engorroso litigio que se inició en los fueros judiciales cuando el arzobispo de Lima, cardenal Juan Luis Cipriani, sostuvo, en marzo del 2007, que no se estaba cumpliendo el mandato del intelectual José de la Riva-Agüero, quien al legar sus bienes a la Universidad Católica pidió que estos fueran velados por una junta administradora integrada por el rector y un delegado arzobispal.

El fallo del TC fue rechazado de plano por la Universidad Católica, que, horas después de conocerse la sentencia, emitió un comunicado en el que anunciaba que recurrirá “a las instancias internacionales para exigir que se enmienden las consecuencias de esta arbitrariedad”. Jorge Avendaño abogado de la universidad, anunció que recurrirán a la Corte Interamericana de Justicia.

La sentencia del TC es firmada por los magistrados Juan Vergara Gotelli, Carlos Mesía Ramírez, Fernando Calle Hayen y Ernesto Álvarez Mirada. No estuvieron de acuerdo, y emitieron un voto singular cada uno, Ricardo Beaumont Callirgos y Gerardo Eto Cruz.

Según la Universidad Católica, los cuatro miembros del TC emitieron una sentencia sobre temas que no eran de su competencia y que eran ajenos al objeto central de la acción de amparo, que no era otra que la defensa de la autonomía universitaria, la propiedad absoluta de los bienes de la PUCP y el respeto a los acuerdos.

En parte de las conclusiones del TC emitidas en mayoría se señala: “No obstante que el testamento de Riva-Agüero hace alusión a una propiedad absoluta que hereda la Universidad Católica, esta última, por imperio de la ley, heredó una propiedad con las propias limitaciones impuestas por la legislación vigente…” .

Se añade: “Durante 50 años la junta dispuesta por el causante administró sin objeciones y con éxito los bienes heredados por la universidad”.

PARA ENTENDER EL FALLO DEL TC
Se le da la razón al Arzobispado de Lima al rescatar la voluntad expresada por Riva-Agüero en su testamento de 1938, donde estipula que los bienes legados a la Universidad Católica se administrarán perpetuamente por una junta que integrarán el rector de dicha casa de estudios y el designado por el arzobispo de Lima.

Desestima el acuerdo que la PUCP firmara, en 1994, con el representante del Arzobispado de Lima, en el que este último se inhibe de participar en la administración de sus bienes. El TC le da la razón al actual representante del arzobispado, que solicitó la revisión de dicho acuerdo para que se le restituyera el derecho administrativo.

Para Eto Cruz se amenazan derechos
El magistrado Gerardo Eto Cruz emitió un voto singular, discordante del informe que firmaron cuatro magistrados del TC.

Eto considera procedente el pedido de la PUCP, pues sostiene que se ha acreditado la violación de los derechos de propiedad, a la autonomía universitaria y la inmutabilidad de acuerdos.

Es decir que, para Eto, es peligroso que un ente que no está contemplado dentro de los órganos de gobierno de la universidad pretenda tener injerencia en las decisiones administrativas de la misma. Por otro lado, para el magistrado se vulnera el derecho a la propiedad porque la universidad no puede disponer libremente de sus bienes.

Finalmente, Eto sí considera válido el acuerdo que firma la PUCP en 1994 con el entonces designado del arzobispado ante la junta administradora, Eduardo Valderrama.

CIFRAS
93 años de fundación cumplió la Universidad Católica el 2010.

44 carreras se ofrecen en 10 facultades.

1.795 profesores laboran en la universidad.

17.064 alumnos están en pregrado.