Conozca a la primera peruana que es madre tras recibir trasplante

Luz Angélica Sajami Rengifo (33), quien padecía de cirrosis hepática, dio a luz a un bebe de dos kilos de peso

Conozca a la primera peruana que es madre tras recibir trasplante

Luz Angélica Sajami Rengifo, de 33 años de edad, se convirtió en la primera mujer trasplantada en el Perú que alumbró a un niño luego de haber recibido un órgano ajeno para sobrevivir.

La joven mujer sufría de cirrosis hepática inmune por lo que en diciembre del año 2009 tuvo que recibir la donación de un hígado. Antes de ser trasplantada intentó ser madre pero el daño hepático que la aquejaba, afectó parte de su aparato reproductor.

El médico ginecólogo que la atendió, Rómulo Chunga, dijo que no es usual que una mujer trasplantada salga embarazada debido al uso de inmunosupresores pastillas que impiden el rechazo del órgano trasplantado por lo que la paciente fue sometida a un estricto control durante los meses de gestación.

El galeno informó que la operación cesárea a la que fue sometida la paciente en el hospital Guillermo Almenara de EsSalud, tardó solo 30 minutos y no hubo ninguna complicación.

El bebé, que llevará por nombre José Antonio, pesa 2 kilos 440 gramos y nació a las 33 semanas de gestación, por lo que permanece en una incubadora del Servicio de Neonatología de ese nosocomio.

“Hoy, la persona que voluntariamente decidió entregar su órgano no solo permitió que Luz Sajami siguiera viviendo, sino que también ha permitido dar vida a otro ser”, resaltó el médico.

Por su parte, la madre dijo sentirse muy feliz con el nacimiento de su primogénito y envió un mensaje esperanzador a aquellas personas que están a la espera de un órgano para mejorar su salud o seguir con vida.

“A las pacientes en lista de espera les digo que tengan paciencia y mucha fe. Ese milagro llegará pronto. Hoy, Dios me ha bendecido una vez más, dándome este niño”, expresó finalmente.

DOS MINUTOS PARA SALVAR UNA VIDA
Son solo dos minutos de nuestro tiempo que toma llenar un acta de consentimiento y con ello tener la posibilidad de salvar una -o muchas vidas – donando nuestros órganos cuando a nosotros ya no nos sirven.

Este acto solidario ha permitido a lo largo de los años que miles de personas puedan seguir viviendo y que otras tantas hayan podido regalar vida a sus semejantes después de la muerte.

El director ejecutivo de la Organización Nacional de Donación y Transplantes, Juan Almeyda, indicó que a fin de año se espera duplicar la cifra de 15 mil donantes voluntarios que actualmente se tiene, ya que estamos en un nivel aún bajo en comparación con otros países.

Almeyda indicó que con las actas de consentimiento no hay manera de que los familiares del donante fallecido impidan el trasplante, por cuanto se trata de un documento que lleva la firma y la huella digital de la persona aceptando en vida la donación.

“Eso no sucedía con la aceptación manifestada en el DNI, por cuanto los familiares aducían que no tenían la seguridad de que la persona fallecida haya expresado realmente su intención de donar. Con el acta de consentimiento ya no hay excusas”, aseveró.

Quienes deseen sumarse a esta campaña y ser donante voluntario de órganos y tejidos pueden acudir portando su DNI a la sede del Ministerio de Salud a estampar su firma en un acta o acudir hoy martes a la sede de la Pontificia Universidad Católica, en Pueblo Libre, donde habrá un módulo de inscripción.