Desidia de autoridades facilita el negociado con los textos escolares

Detectan comisiones y arreglos entre editoriales y colegios para ofrecer libros con sobreprecio

Desidia de autoridades facilita el negociado con los textos escolares

CARMEN GALLEGOS

Negocio redondo. Largas listas de útiles, libros con precios elevados y un agujero en el bolsillo son parte del calvario que atraviesan todos los años miles de padres de familia durante la campaña escolar.

Es el caso de Medardo Barrueto, un jubilado de 77 años, que debido al alto costo de los libros en el colegio de su nieto Santiago, debe aportar parte de su pensión. “Un par de libros salen alrededor de 200 soles y estamos obligados a comprarlos en el mismo colegio. Es un abuso”, contó.

La única opción que tienen los padres es pagar el precio fijado por el colegio, del cual obtienen, tal como se denunció el domingo pasado, altas comisiones de las editoriales.

La denuncia periodística difundida por el programa “Panorama” de Panamericana Televisión se observa a representantes de las editoriales Santillana, Corefo, Hilder y San Marcos ofreciendo “inflar” el precio de los libros para dejarle una ganancia al centro educativo. Por ejemplo, la editorial Hilder, sugería vender los libros a S/.130, aunque su precio real era de S/.85. Esto dejaba una utilidad para el centro educativo de S/.45 por libro. “Matemática básica”: en una clase de 25 alumnos, el colegio recibía una comisión neta de S/.1.125 por un solo texto.

Asimismo, los colegios incurren en diversas faltas al obligar a los padres a comprar los libros en la editorial requerida y en el local de la misma escuela. Una forma de direccionar la compra es la entrega a los padres de tickets de descuento (adjuntados a la lista de útiles) de las editoriales.

Este tipo de prácticas está prohibida por la Ley de Protección de la Economía Familiar y el Código de Consumo. A ello se suma la Directiva para el Desarrollo Escolar 2011 del Ministerio de Educación, la cual indica que no se debe exigir a los padres la compra de útiles escolares, materiales, textos o uniforme escolar como requisito para la matrícula y permanencia durante el año escolar.

¿Quién debe sancionar este tipo de prácticas? El viceministro de Educación, Víctor Raúl Díaz Chávez, salió ayer a poner los puntos sobre las íes y dijo que es el Indecopi la autoridad encargada de aplicar sanciones. Y en mérito a ello, el ministerio presentó –quizá de forma tardía porque ya se iniciaron las clases escolares– una queja ante dicho organismo fiscalizador.

“La institución educativa recibe permiso del ministerio para dar un servicio educativo en base a una propuesta pedagógica, no comercial. Se debe elegir un texto por su calidad y no por la comisión. La Comisión de Atención de Denuncias y Reclamos (Cader) también podría establecer desde una amonestación hasta quitarle la autorización al colegio”, dijo.

SECRETO A VOCES
No obstante, el tema no es una novedad para Indecopi que, según el artículo 105 del Código de Consumo, tiene toda la autoridad para imponer las sanciones y medidas correctivas.

Según Jaime Carbajal, director de la Cámara Peruana del Libro, en enero del 2008, Escuela Activa, una pequeña empresa editorial, denunció este tipo de prácticas que constituían una competencia desleal.

“La protagonista de esta denuncia fue la editorial Santillana, que ofrecía comisiones por la venta de cada libro. El caso llegó a Indecopi pero ellos nunca hicieron nada”, comentó.

Esta versión fue corroborada por Eva Céspedes, ex miembro de la Comisión de Protección al Consumidor de Indecopi, quien refirió que aquella vez se inició una investigación sobre el problema.

“Las editoriales pequeñas fueron las que llevaron la denuncia a Indecopi. Estas faltas están tipificadas el Código de Consumo como método comercial coercitivo de parte de los colegios, y como afectación de intereses a colectivos por parte de las empresas editoriales. Indecopi tiene las armas para sancionar”, refirió.

El Comercio intentó comunicase con Indecopi para conocer su versión sobre el tema,pero hubo respuesta pese a las insistentes llamadas.

LAS CIFRAS
150 UIT
Es la multa (540.000 soles) que puede imponer Indecopi de comprobar infracciones graves por parte de los colegios y las editoriales, según el artículo 110 del Código del Consumidor.
50 UIT
Es la multa (180 mil soles) por infracciones leves, también señalada en el Código del Consumidor.
70.780
Son los colegios nacionales que hay en todo el país.


Tags relacionados

Año Escolar