Diego Milito logró triple corona de Europa y quiere un espacio en el once de Maradona

El mejor jugador de la final de la Champions cumple años el día en que su selección debuta en el Mundial y quiere un lugar en el once titular

Bendito “problema” para Diego Maradona: Diego Milito exhibió hoy toda su jerarquía en uno de los grandes escenarios del fútbol mundial para darle al Inter de Milán su tercera Liga de Campeones, la primera en 45 años.

El argentino, que cumplirá 31 años el 12 de junio, día del debut de su país en el Mundial de Sudáfrica, fue el hombre gol en la veraniega noche madrileña en el estadio Santiago Bernabéu. Abrió el marcador a los 34’ y lo cerró a los 70’, cuando el Bayern más apretaba.

Así, el delantero entró en la historia grande de un equipo que vivió una inolvidable temporada: campeón de la Liga y la Copa italianas, rey de Europa. Semejante cadena de éxitos sólo había sido lograda en el fútbol europeo por el Celtic Glasgow (1967), Ajax de Amsterdam (1972), PSV Eindhoven (1988), Manchester United (1999) y Barcelona (2009).

Hace una década que Milito ofrece un promedio superior al de un gol cada dos partidos, pero hoy disfrutó de una audiencia planetaria para que, aquellos que aún dudaban, entendieran por qué tantos y tantos aficionados al fútbol creen que Maradona cometería un pecado si no le da una oportunidad en serio en la delantera argentina en Sudáfrica.

EL DIFÍCIL CAMINO A SUDÁFRICA
Tras dejar el Génova el verano (boreal) pasado por 25 millones de euros (por entonces más de 35 millones de dólares) marcó 22 goles en 35 partidos de la Liga italiana, en la que lleva 46 anotaciones en 66 partidos. Fue suyo el gol tras asistencia de Javier Zanetti para que el 16 de mayo el Inter sumara un nuevo “scudetto”.

Sanguíneo en el desahogo después del gol, perdido en la base de una montaña humana de felicidad en ambos festejos, Milito tiene ahora un desafío más: hacerse un lugar de privilegio en el sexteto que integra con Leo Messi, Gonzalo Higuaín, Sergio Agüero, Carlos Tevez y Martín Palermo.

El fútbol va muy rápido: casi sin tiempo para festejar, su mira ya está puesta en el Mundial, en el que situarlo de titular ante Nigeria en el Ellis Park sería bastante más que un regalo de cumpleaños por parte de Maradona.

EL OBJETIVO
Si bien las declaraciones de Milito tras el encuentro fueron cautas, su objetivo está claro: tener un espacio en el once titular de la selección. “Ahora estamos con la cabeza puesta en disfrutar estos dos días y luego a pensar en el Mundial, que es un sueño para todos”.

Diego ha heredado la corona de su hermano Gabi, campeón el pasado año con el Barcelona. “Estamos muy felices. Realmente un sueño para los dos, para la familia, es un orgullo poder cada uno tener una Champions. No es fácil que dos hermanos jueguen en clubes tan importantes de Europa y es un sueño haber ganado esto”, añadió Milito, que el domingo viaja a Argentina y el día 24 se incorporará a la selección de Diego Armando Maradona.