Donante Pendiente: Salvando vidas a través de la donación

Grupo de voluntarios promueve la donación voluntaria para ayudar a personas de bajos recursos

Donante Pendiente: Salvando vidas a través de la donación

(Foto referencial: Archivo El Comercio)

JENNIFER PELÁEZ PASTOR

Jack es un niño natural de Huaraz que, a sus 9 años y debido a una enfermedad llamada anemia aplásica, debe someterse cada ocho horas a transfusiones de plaquetas para seguir viviendo. Al igual que él, Franklin, un menor de 7 años proveniente de Jauja, necesita donaciones de sangre que lo ayuden a restablecerse de los tratamientos contra la leucemia que recibe en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN).

Como ellos, decenas de personas buscan ayuda en los bancos de sangre para solo toparse con la realidad: en el Perú menos del 1% de la población es donante de sangre.

Con el objetivo de revertir esta situación, un grupo de jóvenes formó el colectivo Donante Pendiente, a través del cual no solo pretenden cubrir las deudas de sangre y plaquetas de los pacientes, sino también servir de apoyo a las familias durante la lucha diaria que conlleva cada enfermedad.

“No es solo ir al banco a donar y llenarles las reservas. Nos involucramos con los pacientes y sus familias. Les ponemos un rostro, un nombre y una historia”, dice Vanessa Vásquez, presidenta de este voluntariado.

Ellos hacen campañas masivas en redes sociales y evalúan a cada voluntario para asegurarse de que cumple los requisitos para la donación. Una vez definidos los donantes, comienza su labor de facilitadores.

“Se trata de hacer que la experiencia sea grata. Nos encontramos con los donantes, los acompañamos durante todo el proceso y pagamos los traslados. Queremos que se sientan cómodos y, en base a esa experiencia, generar conciencia en el resto de la población”, sostiene Vásquez.

Los voluntarios de Donante Pendiente dejan sus problemas personales de lado y se proponen hacer cada uno la diferencia porque aquí “las ganas de ayudar son más fuertes”.

AYUDEMOS A JACK

Gracias a la campaña "Ayudemos a Jack", representantes de Donante Pendiente informaron a El Comercio que el menor fue trasladado el pasado martes al Instituto Nacional de Salud del Niño en San Borja, donde cuenta con una habitación propia para evitar el contagio de alguna enfermedad debido a sus bajas defensas. 

Además han logrado que personal de la unidades de trasplantes de este centro se comprometan a realizar la operación de médula que necesita Jack para tener una mejor calidad de vida.

Para seguir ayudando a este colectivo pueden visitar su página de Facebook haciendo click aquí