Dos cabezas clavas fueron halladas en el templo de Chavín

En un muy buen estado de conservación se encuentran las cabezas halladas en julio pasado bajo los muros derrumbados de una parte del recinto

KATHERINE SUBIRANA ABANTO

Para conocer la cultura Chavín, hay que buscar con minuciosidad bajo la tierra. Escarbar, mover, buscar. Con la paciencia que se requiere, las excavaciones realizadas alrededor del templo de Chavín revelaron nuevos secretos a quienes allí trabajan: dos cabezas clavas casi intactas, en un excelente estado de conservación, salieron de las entrañas de tierra, polvo y piedras en julio pasado.

El arqueólogo estadounidense John Rick, responsable del proyecto al lado del reconocido Luis Guillermo Lumbreras, está convencido de que, con paciencia y más trabajo, los secretos de Chavín se irán develando poco a poco. Este nuevo descubrimiento, sin embargo, lo hace particularmente feliz, pues lo que suele encontrarse de las cabezas clavas son pedazos de ellas.

“La última vez que hallamos una cabeza tan completa fue en el 2006, antes de eso en el 2004, y antes en los años 60”, explica.

La excavación en la que se hallaron las cabezas se realizó entre los dos edificios del templo de Chavín de Huántar. Según Rick, estas son quizá las únicas cabezas que se encontraron en la posición en la que cayeron en el mismo muro. Se presume que un terremoto en el año 500 a.C. hizo caer la pared de un muro y que otro posterior, aproximadamente en el año 200 d.C., hizo caer el muro en el que estaban las cabezas.

Se encontraron a dos metros de distancia una de la otra. Las rajaduras que presentan, de acuerdo con Rick, serían producto del choque de las cabezas con los muros.

UN MISTERIO SIN DEVELAR
Ambas cabezas tienen los ojos grandes, las fosas nasales pronunciadas y al menos una decena de serpientes alrededor de ellas.

John Rick señala que es difícil explicar qué significan realmente las serpientes y figuras alrededor de las cabezas. Pero la hipótesis sugiere que los ojos circulares y muy abiertos indican que están en trance, al parecer inducidos por drogas, seguramente San Pedro.

Las serpientes y las arrugas alrededor sostienen esta hipótesis. “Las arrugas pronunciadas en una de ellas revela el dolor, seguro producto del proceso de ingestión de drogas”, explica el arqueólogo. Las serpientes podrían revelar las alucinaciones. Una cabeza tiene 14 serpientes; la otra, 10.

Actualmente, el museo de Chavín guarda al menos 100 cabezas clavas completas o casi completas. Rick sostiene que este número es suficiente para realizar un estudio más amplio de esta cultura. Sin embargo, solo una cabeza clava queda en su lugar original, en la pared del templo de Chavín.

Las cabezas clavas han sufrido todos los daños posibles: desde el robo hasta los desastres naturales. Una de ellas, incluso, fue destrozada luego de que un camión se estrellara contra las paredes del templo, cuando este aún no se encontraba cercado.