Ex militante del PPC se reafirmó en acusación por intento de violación contra Javier Bedoya de Vivanco

La psicóloga María Rueda contó detalles de su denuncia y mostró las huellas de las agresión sufrida. El congresista rechazó las imputaciones

Ex militante del PPC se reafirmó en acusación por intento de violación contra Javier Bedoya de Vivanco

La ex militante del Partido Popular Cristiano (PPC) María Rueda volvió a acusar al congresista Javier Bedoya de Vivanco por intento de violación.

Según María Rueda, la agresión ocurrió la mañana del pasado 13 de marzo en el estudio del parlamentario en Miraflores. Indicó que ella acudió a pedido de Bedoya de Vivanco para que le cancele los 1.500 soles por los servicios de orientación psicológica que le dio durante el último año.

En diálogo con el programa de TV “Día D”, la psicóloga reveló que desde que llegó a la cita Bedoya de Vivanco la trató de forma arisca y prepotente y se negó a pagarle porque le dijo “era una situación ad honorem”.

Sin embargo, el legislador pepecista dio una versión diferente. En rueda de prensa ofrecida el viernes en el Parlamento, Bedoya de Vivanco negó haberla violentado y dijo que María Rueda se presentó en su oficina pretendiendo cobrar un honorario de 16 mil soles lo que calificó de “una clara intención de extorsión”.

INTENTO DE VIOLACIÓN
La ex militante del PPC contó que el encuentro con el doctor Bedoya de Vivanco no quedó una mera agresión verbal. María Rueda mostró hematomas en sus brazos que, según afirmó, se los hizo Bedoya de Vivanco durante la discusión y forcejeo que tuvieron en su oficina.

Según la agraviada, no contento con ello la tomó del brazo para forzarla a tener sexo. “El doctor me coge del brazo y me tira hacia el sillón. Él no estaba totalmente encima mío. Con una mano me sujeta el brazo y con la otra se baja el cierre del pantalón”, sostuvo.

Asimismo, María Rueda precisó que pudo empujarlo y huir del estudio. Consultada porqué demoró diez días en denunciar el hecho, dijo que sintió amenazada porque Bedoya de Vivanco había averiguado datos de la vida de su esposo y su familia.

Por este motivo la psicóloga, quien es madre de familia y es conocida por su trabajo con mujeres maltratadas en la localidad de Manchay, pidió garantías a la policía pues siente que su vida está en peligro.

Finalmente, negó que esa acusación sea parte de una campaña de desprestigio ni lo hace solo por dinero. “No tengo ningún requerimiento de hacer una suciedad de esta naturaleza”, aclaró.