Habrá otra inspección a túnel de Línea Amarilla por fisuras

Hace un mes, fiscalía detectó filtraciones de agua en túnel construido por OAS

Habrá otra inspección a túnel de Línea Amarilla por fisuras

La constructora brasileña OAS fue la encargada de construir el túnel debajo del río Rímac.(Difusión)

En setiembre del 2016, el alcalde Luis Castañeda supervisó –a bordo de una bicicleta– el túnel de dos kilómetros del proyecto Línea Amarilla, una vía expresa que interconectará 11 distritos. 

En esa ocasión, el alcalde informó que la obra estaba avanzada en un 70%, sin embargo, dos meses después, el Ministerio Público detectó que en el túnel hay grietas cada 20 centímetros y filtraciones del agua del río Rímac.

El canal Willax presentó el último domingo un video de la inspección al túnel, donde los mismos trabajadores de la obra admiten esas fallas, pero indican que algunas fueron reparadas. 

Lo que llamó la atención de los funcionarios del Ministerio Público y de la procuraduría fue que de repente hubo un corte de luz en el lugar y no pudieron continuar con su trabajo. 

La Fiscalía Anticorrupción informó ayer a este Diario que en los próximos días se realizará una nueva supervisión en el marco de la investigación que se le sigue al alcalde por el Caso Río Verde, proyecto que formaría parte de Línea Amarilla, de acuerdo a los planes de Susana Villarán. 

El túnel fue construido por la brasilera OAS, a quien se le adjudicó la obra en el 2009. Desde diciembre del 2016, el proyecto está a cargo del Vinci Highways, cuyo gerente técnico, Carlos Arigoni, sostuvo a Willax que “el ingreso de agua está por debajo de cualquier normativa vigente”. 

A través de un comunicado, la concesionaria del proyecto informó que “el túnel que se construye debajo del río Rímac se encuentra en óptimas condiciones estructurales, y que las filtraciones [...] son normales en este tipo de construcciones”. 

Asimismo, indicaron que “las fisuras señaladas tienen en su mayoría espesores de 0,4 mm, lo cual es previsible; una vez reparadas con inyecciones en sus costados, se recubren en un ancho muy superior al original por el sistema empleado”. Agregaron que el “túnel ha funcionado correctamente en dos períodos de lluvia [verano del 2016 y 2017] y que el aumento del caudal del río Rímac ha permitido corroborar su buen funcionamiento”. 

Sin embargo, fuentes de la fiscalía indicaron que no descartan realizar un peritaje para evaluar esta construcción. La Municipalidad de Lima no se pronunció hasta el cierre de esta nota.