Huaycoloro: calor y polvo agravan los días tras los huaicos

Unos 22 kilómetros de vías y cientos de habitantes de Campoy, Jicamarca y Huachipa están expuestos a infecciones.

Huaycoloro: calor y polvo agravan los días tras los huaicos

El polvo y las altas temperaturas empeoran la situación en la zona este de Lima tras huaicos y desborde de río Huaycoloro. (Rolly Reyna / El Comercio)

Alrededor del río Huaycoloro no se respira aire. Lo que flota en el ambiente es una sábana de polvo y un olor a basura descompuesta que asfixia. Los 28 grados centígrados que caen sobre la avenida Las Torres evaporan los últimos charcos de lodo que dejó el último desborde, mientras descomponen el cadáver de un animal que permanece en el pavimento. 

Hay un peligro de ser arrastrado durante un huaico. Pero después de la avalancha, caminar por Huachipa, Campoy, Jicamarca o Zárate puede ser aun más peligroso: unos 22 kilómetros de carreteras, entre la refinería Cajamarquilla, en el extremo este de San Juan de Lurigancho, y Malecón Checa, a la altura del puente Huaycoloro, están expuestos al polvo y las infecciones. 

Aunque no hay una cifra de pacientes, las postas médicas reciben al día a decenas de personas, en su mayoría niños que presentan hongos, problemas respiratorios y males estomacales. 

En las calles, los menores caminan cubriéndose la cara con el antebrazo y los adultos mayores sortean la basura del piso.

“En este momento, la gente se está exponiendo a todo tipo de enfermedades infectocontagiosas, como brotes de dengue, chikunguña, zika, diarreas, problemas oculares y hongos. Básicamente, lo que hay es un problema sanitario, ya que el agua está contaminada y las condiciones con que se van a manipular los alimentos son muy inadecuadas. Las enfermedades respiratorias y cutáneas también son parte del problema, sin mencionar las enfermedades que son transmitidas por el agua empozada”, dice el médico Ernesto Bustamante, ex jefe del Instituto Nacional de Salud.

En detalle
Las temperaturas altas son aliadas de las infecciones y enemigas de la salud pública. El Ministerio de Salud informa que, dependiendo del parásito, bastan unas pocas horas y un ambiente cálido para que se pueda multiplicar un virus o una bacteria. Se informó que la ‘Escherichia coli’ (causa diarreas), por ejemplo, se reproduce una vez cada 40 horas, a 20 grados centígrados. Pero por encima de los 30 grados se reproduce una vez cada 20 horas. A los 37 grados llega a su máximo de capacidad de reproducción. 

Según el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (Senamhi), el calor puede empeorar la situación de los afectados por los huaicos. Esta institución advierte que la temperatura promedio se elevará dos grados más en los próximos días, al pasar de 29,7 °C a 31,7 °C.

En estos casos de emergencia sanitaria, como los que registra la zona este de Lima, se aconseja no solo hervir el agua destinada a los alimentos o la hidratación, sino también la empleada en el aseo personal, ya que, a través de la conjuntiva de los ojos, la boca o las mucosas, pueden transmitirse bacterias, virus, parásitos u hongos. 

La semana pasada, el Ministerio de Salud, a través de la Dirección de Salud Ambiental, detectó la presencia del mosquito transmisor del dengue en los 43 distritos de la capital. Esta entidad indicó que las zonas ubicadas al norte, como Comas, Carabayllo y Puente Piedra, así como aquellas golpeadas por los huaicos, son las más vulnerables a su propagación.