Lima y Callao no cumplen ley que establece gestión conjunta del transporte

En diálogo con elcomercio.pe, funcionario del MTC habló de “conflicto de intereses”. Gerente de Transporte del Callao defendió autonomía y Luz Ámbar critica incapacidad

Lima y Callao no cumplen ley que establece gestión conjunta del transporte

RENÉ ZUBIETA @renezp
Redacción online

Como una muestra de incapacidad, tanto de la Municipalidad de Lima, como de la del Callao, calificó el especialista en temas de transporte Luis Quispe Candia el conflicto suscitado entre ambas comunas por el empadronamiento de taxistas.

Como se informó, la comuna capitalina cerró el 10 de noviembre el padrón para inscripciones de vehículos en el Servicio de Taxi Metropolitano (Setame), mientras que la administración del primer puerto sí puede seguir realizando inscripciones y justamente cada vez más taxistas están acudiendo al ente par, el Servicio de Taxi Callao (Setaca).

“Es una muestra más de la falta de capacidad y coordinación de las autoridades municipales en una ciudad contigua, como es Lima y Callao”, manifestó el también el presidente de la ONG Luz Ámbar.

Es por ello que insistió en la necesidad de tener una sola autoridad del transporte en ambas jurisdicciones. “No tendrían tantas rutas como hay de Lima y Callao. No habría lo que estamos viendo con los taxis”, consideró al respecto Quispe Candia en declaraciones a elcomercio.pe.

LEY ESTABLECE GESTIÓN CONJUNTA
Justamente, Quispe apuntó que esa autoridad ya debería estar conformada si se cumpliera con la ley general de tránsito y transporte terrestre N° 27181, promulgada en 1999, que dice lo siguiente en su artículo 17, inciso 2:

“Cuando dos ciudades o áreas urbanas pertenecientes a provincias contiguas conforman un área urbana continua que requiere una gestión conjunta del transporte y tránsito terrestre, las municipalidades correspondientes deben establecer un régimen de gestión común. De no establecerse dicho régimen, cualquiera de las municipalidades puede solicitar una solución arbitral”.

Asimismo, la norma señala que si ninguna de las municipalidades solicita arbitraje o no se somete al procedimiento, es el Ministerio de Transportes y Comunicaciones el que tiene que establecer el régimen de gestión común.

“SOMOS AUTÓNOMOS”
Consultado al respecto por este medio, el gerente de Transporte Urbano del Callao, Luis Miguel Gonzales Huapaya, insistió en que su comuna y la de Lima son autónomas de acuerdo a la ley orgánica de municipalidades y el artículo 194 de la Constitución Política del Perú.

“Eso le toca a la autoridad política, crear o no crear la autoridad única. En tanto la ley no me impida, no me prohiba inscribir vehículos, yo puedo inscribir vehículos sin ningún tipo de restricción. Y los vehículos del Callao pueden circular libremente en Lima sin ningún tipo de restricción, como lo hace Lima para el Callao”, sentenció finalmente.

Este medio también intentó comunicarse con la gerente de Transporte de Lima, María Jara, para conocer su posición sobre el tema, pero sus voceros de prensa señalaron que por el momento no declararía.

Aunque lo que parece haber es una colisión de normas, para Quispe Candia no hay vacío legal, la situación es clara. Las municipalidades se resisten y “son las primeras en no cumplir la ley”, porque la administración del transporte “también significa ingresos a la municipalidad”. Finalmente, hizo un llamado de atención a las autoridades del Ministerio de Transportes, puesto que la ley N° 27181 también pide su intervención.

“CONFLICTO DE INTERESES”
A propósito de ello, desde el Consejo Nacional de Seguridad Vial del Ministerio de Transportes y Comunicaciones se hizo la propuesta para que el Congreso elabore un proyecto de ley para crear una autoridad autónoma que regule el transporte en Lima y Callao. ¿Qué beneficios traería?

“Un solo ordenamiento de tránsito, sería la única autoridad que podría licitar líneas, no habría tintes políticos, serían profesionales y técnicos los que manejen el sistema”, explicó a elcomercio.pe el presidente del Consejo, Enrique Medri, quien dijo que su sector solo puede apoyar la eventual norma.

Pero a su juicio, lo que hay entre ambas comunas es un “conflicto de intereses” y una falta de comunicación.

Pese a todas estas posiciones, todo parece indicar que no hay avances para solucionar el problema.