Mujer denunció haber perdido los riñones por una cirugía estética

Médico asegura que las operaciones se llevaron a cabo sin problemas, y que la patología a dicho órgano “obedece a circunstancias exógenas”. Fiscalía investigó y archivó el caso

Una mujer de 27 años denunció haber perdido los dos riñones tras una cirugía estética a la que se sometió para mejorar su apariencia física.

Según explicó Martha Mamani Cardozo, en el 2010 pagó S/. 7 mil para una intervención quirúrgica en los glúteos y, tras la operación, decidió retirarse los implantes acusando “dolores insoportables”.

“Él reconoció su error. Después me botó como animal, no me dio una receta y por eso tuve una infección. Solo me devolvió S/. 3 mil”, aseguró Mamani a “Buenos días, Perú”.

La denunciante agregó que, tras retornar a Chile, donde radica, un grupo de médicos que la atiende hasta hoy le informó que no recibir antibióticos a tiempo había obligado a la pérdida de sus riñones.

Ella denunció el caso, pero ayer, en la 14 Fiscalía Provincial de Lima, Mamani fue informada de que había sido archivado.

“NO HUBO MALA INTERVENCIÓN”
El médico que trató a la denunciante, el doctor Julián Ruíz Inchaustegui, confirmó que la operación se realizó en mayo del 2010 en la clínica Monterrico, pero negó tajantemente una mala praxis.

Según su descargo, Mamani se sometió a una gluteoplastía de aumento con implante glúteo redondo liso de 280 cc, lipoescultura de caderas (retoque) y plastia de cicatriz de mentón. Para estas operaciones, ella estuvo informada “de todos los riesgos y complicaciones”, pero “la evolución post operatoria fue la adecuada”.

Sin embargo, según relata el doctor, “la paciente no quedó satisfecha con el tamaño de los implantes, a pesar que desde la consulta inicial con fecha 28 de abril del año 2010, se le informó que los resultados estéticos para aumentar los glúteos con implantes no eran los mismos que con injerto de grasa obtenida de la lipoescultura”. Es así que el 20 de mayo se procedió al retiro de los implantes.

Debido a esto, Ruíz Inchaustegui descarta “enfáticamente una negligencia médica”, y defiende su posición resaltando el archivamiento del caso investigado por la Fiscalía.

¿A qué se debería entonces el problema a los riñones de Mamani Cardozo? Según el médico, esta patología “obedece a circunstancias exógenas y no tiene ningún tipo de vinculación con la atención que le brindé hace más de dos años”.