Mujeres marcharon exigiendo tipificar al feminicidio como delito penal

La esposa del presidente Humala, Nadine Heredia, afirmó que “la violencia contra la mujer es un problema social y el Estado lo reconoce como tal”

Cientos de mujeres marcharon el viernes por las calles del Centro de Lima exigiendo que cese la violencia de género y que el Congreso apruebe el proyecto que tipifica el feminicidio como delito en el Código Penal, en una actividad en la que participó la esposa del presidente Ollanta Humala, Nadine Heredia.

La movilización comenzó en el Parque La Muralla con dirección a la sede del Ministerio de la Mujer, donde el grupo fue recibido, además, por la titular del sector, Aída García Naranjo, y la alcaldesa de Lima, Susana Villarán.

En el Día Internacional de la No Violencia a la Mujer, la integrantes de distintas organizaciones agrupadas en el Colectivo 25 de Noviembre expresaron también su demanda de fortalecer ese sector y su rol rector en temas de igualdad de oportunidades y equidad de género.

Ante ese pedido, García Naranjo Morales afirmó su deseo de hacer “un nuevo Mimdes al servicio de las mujeres para hacerlas verdaderas ciudadanas del Perú, con iguales derechos, con ejercicios de su autonomía, con libertades plenas, cerrando las brechas de la inequidad”.

La titular del Mimdes anunció también que “el día 6 de diciembre instalaremos el Consejo Nacional de la Mujer”, para que sean las mujeres y las organizaciones sociales las que dirijan los destinos de esa cartera ministerial.

“PROBLEMA SOCIAL”
Por su parte, Heredia sostuvo que “la violencia contra la mujer es un problema social, no es un problema de las mujeres, sino social y el Estado lo reconoce como tal”.

Además, les pidió a los hombres y mujeres no bajar la indignación que siente hacia cualquier tipo de violencia, por lo que aconsejó denunciar estos tipos de actos.

Más adelante, la esposa del presidente llamó a guardar un minuto de silencio en memoria de todas las mujeres víctimas de violencia, especialmente por la niña Pierina Nicole, que encontró la muerte en manos de su propia madre en un hecho que conmocionó a la sociedad.

Posteriormente, el colectivo continuó su marcha hasta la Plaza San Martín.