Nuevas cifras revelan que Loreto sería la zona más cocalera del Perú

En el departamento habría hasta 40 mil hectáreas sembradas de coca ilegal. Producción creció 300% en los últimos siete años

Nuevas cifras revelan que Loreto sería la zona más cocalera del Perú

RODRIGO RODRICH PORTUGAL
El Comercio

En la base de la Dirección Antidrogas de Loreto (Dirandro), en Iquitos, hay un gran mapa de la región en el que se ven pegados muchos stickers de florecitas. Cada uno señala los poblados donde se han identificado cultivos ilegales de hojas de coca. “No hay menos de 25 mil hectáreas en toda la región”, dice el coronel PNP Jorge Angulo.

En su oficina, el presidente del Gobierno Regional de Loreto (Gorel), Yván Vásquez, también tiene un mapa de Loreto, pero este está salpicado de manchas rojas. Son más que las florecitas de la Dirandro. “Estos son los cocales identificados por nuestros técnicos forestales. Estimamos una extensión de 40 mil hectáreas”, apunta. Su estudio incorpora la información de campo de la Dirandro-Loreto a las denuncias de los dueños de concesiones forestales y de pobladores de la selva.

El número de hectáreas de cultivos ilegales de coca en Loreto tiene una tercera versión, bastante diferente, por cierto. En setiembre, en Iquitos, el director de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), Ricardo Soberón, declaró que en Loreto solo hay 3.500 hectáreas de cocales. “Esta es la información que maneja el Gobierno Central, por si acaso”, dijo, con lo cual rechazó la información de las instituciones loretanas.

Si las cifras que maneja la Dirandro o el Gorel son ciertas (40 mil hectáreas en el peor de los casos), habría más cultivos ilegales de coca en Loreto que en los valles de los ríos Apurímac y Ene (VRAE) y en el Alto Huallaga juntos. Ello teniendo en cuenta que, según el Informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito 2010, en la primera zona se registran 19.723 hectáreas y 13.000 hectáreas en la segunda.

La siguiente también es una cifra preocupante: según información de inteligencia de la Dirandro, los cultivos ilegales de coca en Loreto se han extendido exponencialmente, 300% por año, en los últimos siete años.

RAMÓN CASTILLA EN LA MIRA
Cruzando la información del Gorel y la Dirandro se observa que la zona con mayor extensión de cocales en Loreto es la provincia de Ramón Castilla. “Solo allí hemos identificado siete mil hectáreas”, explica el coronel Angulo. El resto se reparte en los poblados a lo largo del río Putumayo y la provincia de Requena, al sur.

VIOLENCIA Y SENDERO
Asimismo, la violencia es el principal síntoma de que el narcotráfico empieza a asentarse en la región Loreto. Aún el accionar no es tan intenso como en el VRAE, “pero es cuestión de tiempo”, alerta el coronel Roberto Reynoso, jefe de la V Dirección Territorial de la PNP.

“El año pasado se registraron 20 asesinatos vinculados al narcotráfico solo en la provincia de Ramón Castilla. Incluso el mes pasado encontramos allí tres cuerpos con disparos en la cabeza y fondeados en el río”, cuenta Reynoso.

Además, según la Policía, los principales narcotraficantes de la región, que son huancaínos y huanuqueños, han contratado a disidentes de Sendero Luminoso para garantizar su protección.

Cabe mencionar que en Ramón Castilla, zona de frontera, también son los narcotraficantes colombianos, aliados con los miembros de las FARC, los que violentan los pueblos peruanos.

Los pobladores, en tanto, se sienten cada vez más amenazados y han comenzado a hablar. Antonio Luque, de Fortaleza, un pueblo a riberas del río Napo, cuenta cómo llevaban en paz sus vínculos con los narcotraficantes. “Nosotros cosechábamos la coquita y ellos [los narcos] nos pagaban con dinero. Luego, empezaron a pagar a nuestros jóvenes con ketes de pasta básica y dañaron nuestro pueblo”, narra indignado. Por eso, representantes de Fortaleza y el pueblo vecino de San Lorenzo acudieron a la Dirandro para pedir ayuda a fin de erradicar los cultivos ilegales y garantizar su seguridad. Eso se hizo el pasado jueves.

PIDEN SINCERAR CIFRAS
Basta recorrer Ramón Castilla o navegar por el río Putumayo para reconocer que el narcotráfico vive de los pueblos de la región hasta destruirlos. Ello por la ausencia del Estado.

El presidente regional considera urgente que el Gobierno Central sincere la cifra de las extensiones de coca en la región.

“Aquí hay tres problemas: que el gobierno no reconoce que las extensiones son enormes, que estas crecen a la velocidad de un rayo y que mientras lo niegue, no van a tomar políticas de Estado”, afirma. A continuación enumera acciones urgentes por tomar como implementar bases de la Dirandro en Caballococha y Santa Clotilde, promover cultivos alternativos entre los pueblos amazónicos y proporcionarles conectividad para vincularlos con los grandes mercados.

LAS CIFRAS
2
Kilogramos de cocaína puede producir cada hectárea de coca sembrada en la región Loreto.

2.400
Soles se le entrega a un poblador por cada cosecha de hojas de coca en la selva, la cual ocurre cada seis meses.

20.000
Euros es el precio de un kilogramo de cocaína que se llega a colocar en varios países de Europa.