La Parada: camarógrafo víctima de vándalos casi pierde la oreja

Luis García fue intervenido de emergencia para evitar que pierda el cartílago. Una turba de delincuentes lo atacó cobardemente

Luis García, camarógrafo de TV Perú, fue víctima de una cobarde agresión de parte de un grupo de delincuentes que participó en los enfrentamientos con la Policía en las inmediaciones del mercado de La Parada, que dejaron dos muertos y más de 100 heridos.

El periodista registraba imágenes de los desmanes perpetrados por los delincuentes cuando un grupo de criminales lo atacó con golpes y empujones hasta que su cabeza impactó contra la luna de un automóvil estacionado. Un fragmento de vidrio roto le cercenó gran parte de la oreja al camarógrafo.

“Tengo 12 centímetros de sutura y dos cortes en el pómulo. Aún corro el riesgo de perder la oreja”, declaró García luego de ser intervenido para coserle la herida en la clínica Maison de Santé.

“La turba me empujaba y me golpeaba por todos lados con patadas y piedras. Un hombre me dio una patada por detrás y me impulsó contra el parabrisas de un auto que rompí con mi cabeza. Por un momento perdí el conocimiento y cuando reaccioné me di cuenta que mi oreja estaba desprendida”, narró el periodista.

AYUDÓ A POLICÍA
Minutos antes, Luis García había registrado con su cámara el brutal ataque del que fue víctima el efectivo de la caballería Percy Huamancaja Meza, quien fue derribado con piedras y palos y golpeado en el suelo pese a estar inconsciente para después arrastrarlo por el pavimento.

Tanto Luis como el camarógrafo de Canal N, Luis Corrales, intentaron proteger al suboficial PNP de la turba y grabaron los rostros de sus atacantes. El periodista Alessandro Currarino también captó imágenes de los agresores y una de esas fotos fue publicada hoy en la portada de la edición impresa de El Comercio.

“Esta gente (los agresores) no tuvo reparo alguno de que nosotros estuviéramos grabándoles mientras golpeaban al policía. Les pedimos que lo dejaran en paz porque estaba inconsciente y seguían. Comenzaron a agredirnos hasta que se fueron. Luego, mi colega (Luis García), yo y otro policía tuvimos que jalar al efectivo caído e inconsciente por los golpes”, narró Corrales.