Los Sánchez Paredes se disputan a balazos una mina de oro de La Libertad

Bando que protege a 5 hijos se enfrentó en Ica a grupo que cuida al padre de estos. Dos personas murieron y otras dos quedaron heridas de gravedad

Los Sánchez Paredes se disputan a balazos una mina de oro de La Libertad

JOSÉ ROSALES
CORRESPONSAL

Un feroz enfrentamiento a balazos entre bandos que defienden los intereses de Manuel Sánchez Paredes y los que esgrimen cinco de sus seis hijos, Carlos Alberto, Manuel Andrés, Fidel Ernesto, Simón Agapito y Lola Rosmery Sánchez Alayo –y que confirma la quebrantada relación familiar por la administración y manejo del complejo minero San Simón en Cachicadán, Trujillo–, ocasionó, en la tarde de ayer, la muerte de dos personas y dejó dos heridos de gravedad.

Era poco más de la una de la tarde de ayer cuando un incesante intercambio de disparos entre ambos bandos de protección armada interrumpió la tranquilidad de los alrededores de la plazuela Sebastián Barranca y los exteriores de la Corte Superior de Justicia de Ica.

Frente a esta sede judicial almorzaban, en un discreto restaurante de la cuadra 1 de la calle Piura, dos de los abogados de Gonzalo Alzamora Ruiz, designado desde el 13 de mayo del 2010 por la titular del Tercer Juzgado Civil de Ica, Fabiola Ortega Saldaña, administrador judicial de la mina que mantiene enfrentados a los hermanos Sánchez Alayo con su padre.

Sigilosa y sorpresivamente, aparecieron dos camionetas con lunas polarizadas (una blanca y otra negra), de las que descendieron, según refirieron algunos testigos, hasta siete sujetos con revólveres y dos armas largas con las que dispararon a quemarropa a los letrados y a otras tres personas que, aparentemente, los protegían.

Alzamora Ruiz y los dos abogados, cuyas identidades no pudieron conocerse, habían recibido constantes amenazas en los días previos, provenientes, según la investigación inicial de la policía, de personas allegadas a los hermanos Sánchez Alayo, lo que los obligó a buscar protección con otro bando armado.

SIN COMPASIÓN
La infernal balacera entre ambos grupos acabó con la vida de Jorge Danilo Navarro Ruiz (40) y Fabio Bernal Salomón (46). Quedaron heridos de gravedad Julio Díaz Bustamante y Rubén Ariza Morales, quienes, según se informó en el hospital Regional, permanecen en cuidados intensivos. Todos ellos forman parte del equipo de seguridad de los representantes legales de Manuel Sánchez Paredes.

Tras el enfrentamiento, los atacantes huyeron en las dos camionetas sin que hasta el cierre de esta edición la policía haya podido ubicarlos.

Se supo, sin embargo, que en una operación de búsqueda se logró capturar a Adolfo Ruperto Su Ramírez, quien pertenecería al bando que se desplazaba en alguno de estos vehículos.

Al cierre de esta edición ni la policía ni la fiscalía habían podido determinar a cuál de los grupos pertenecían las víctimas y los heridos.

La relación de Manuel Sánchez Paredes y sus hijos se fue volviendo irreconciliable a principios del año pasado, cuando los cinco hijos del clan solicitaron a su padre mayor participación en las utilidades que había obtenido la mina durante el 2009.

Ante este requerimiento, Manuel Sánchez Paredes solicitó ante el Tercer Juzgado Civil de Ica, que despacha la doctora Fabiola Ortega Saldaña, cambiar a todos los miembros del directorio y las gerencias de la empresa minera San Simón, las cuales estaban a cargo de sus hijos.

La maniobra judicial se hizo en Ica y no en La Libertad, donde se ubica la mina, porque Manuel Sánchez Paredes había trasladado su domicilio procesal a la ciudad del sur.

Una vez interpuesto el recurso, el 13 de mayo del 2010 este juzgado concede a Sánchez Paredes la administración judicial, que se ejecuta el 1 de setiembre.

Como respuesta, los cinco hijos presentaron el 1 de octubre una medida cautelar ante el Juzgado Mixto de Paiján, cuya jueza Judith Vergara Gonzales admitió a trámite la solicitud y ordenó el 11 de octubre la administración judicial a favor de los Sánchez Alayo, los cuales logran, el pasado 24 de enero, retomar el control de la mina en La Libertad después de un violento desalojo en el que intervinieron 250 policías.

Una semana después asumen también el control de las oficinas administrativas de la empresa en Lima.

LA GUERRA ESTÁ EN LA CORTE
Antes de este mandato judicial e intuyendo la decisión del Juzgado Mixto de Paiján, los abogados de Manuel Sánchez Paredes interpusieron el 13 de enero de este año, ante el despacho de Ortega, un recurso de nulidad por lo que este juzgado restituyó a Alzamora Ruiz como administrador judicial y remitió, además, un exhorto a su colega de Paiján.

Este tenía por objetivo que se abstuviera de continuar en el proceso toda vez que este ya se encontraba judicializado en Ica, ciudad que Manuel Sánchez Paredes había elegido como su domicilio procesal.

Este exhorto desapareció misteriosamente el pasado viernes 28 de enero de la oficina del juzgado que despacha Ortega Saldaña, lo que motivó la intervención de la Oficina Descentralizada de Control de la Magistratura y el Ministerio Público.


Tags relacionados

Ica

Clan Sánchez Paredes

Balacera