VIDEO: sospechosos revelan detalles del crimen de serenos degollados

Humberto Adrianzén y Juan Rivera Orbegozo ahora niegan su participación en el macabro asesinato ocurrido el viernes 29 de octubre en el local municipal de Surquillo

A cinco días de la muerte por degollamiento de tres empleados de la Municipalidad de Surquillo, en la sede edilicia del distrito, los dos detenidos por el caso, el sobreviviente Humberto Suárez Adrianzén y el ex sereno Juan Alfredo Rivera Orbegozo (46), se contradicen sobre lo que realmente ocurrió el viernes 29 a las 2:50 de la madrugada.

Inicialmente, Suárez dijo que dejó entrar a los asesinos porque los conocía y que estos lo dejaron inconsciente antes de asesinar a Claudio Martín Chávez Barrios (29), Jesús Enrique Miranda García (21) y Fernando Ríos Tuesta (58). Agregó que estuvo desmayado unos 35 minutos y, luego, al despertarse encontró muertos a sus compañeros.

Luego dio otra versión: les abrió la puerta porque los criminales tenían atuendos del serenazgo. Adujo que no pudo reconocerlos, pues usaban capuchas.

El examen médico que le practicaron determinó que no había recibido ningún golpe que haya podido justificar su desmayo.

La División de Homicidios lo considera cómplice porque al parecer le iban a dar parte del dinero que los criminales pretendían robar del municipio.

En tanto, Juan Rivera adujo que estuvo en otro lugar en el momento de los crímenes, y para justificarlo ha dado los nombres de tres amigos, los cuales serán citados en los próximos días.

El ex comando naval niega su participación en el asesinato a pesar de que una empleada de limpieza lo reconoció fuera del local edilicio.

Ayer, a las 8 a.m., el sacerdote Gildo Flores, de la parroquia Jesús Obrero de Surquillo, celebró un acto religioso por los fallecidos en el local municipal, a la hora del ingreso de los trabajadores, y oró por sus almas.