Solo hay tres donantes de órganos por cada millón de peruanos

Perú tiene la segunda tasa más baja de Sudamérica. Los familiares de fallecidos frustran el 56% de las donaciones

Una persona con muerte cerebral puede salvar hasta 15 vidas, donando órganos y tejidos. (Video y foto: Rudy Jordán/Archivo El Comercio)

MARTÍN ACOSTA GONZÁLEZ / @martiacosta
Redactor de Sociedad

Se estima que cada día dos personas mueren en Perú esperando, entre la esperanza y la resignación, un trasplante de órgano. Pacientes que aguardan en esa lista de más 8.000 nombres que necesitan con urgencia un acto de generosidad que les salve la vida.

El adolescente que se convirtió en héroe al salvar 12 vidas [NOTA]

Según la Organización Nacional de Donación y Trasplantes (ONDT), solo 3 personas por cada millón de peruanos donó sus órganos en el 2013. En promedio menos de 100 personas se convirtieron en donantes efectivos y solo ellos hicieron posible que se realicen 514 trasplantes el año pasado. Una cifra insuficiente que no llega a cubrir ni siquiera el 10% de lo que en realidad se necesita.

(Archivo El Comercio)

De hecho, si comparamos con otros países de Sudamérica Perú está en la cola de la región en materia de trasplante. Solo superamos a Bolivia y estamos lejos de países como Uruguay (16 donantes por cada millón de habitantes), Argentina (15 por cada millón), Brasil (12 por cada millón) o Chile (8 por cada millón), según estadísticas del Consejo Iberoamericano de Donación y Trasplantes. Ellos miden estos índices así: promedio por cada millón de habitantes.

[Mira el informe completo aquí

Mucho más lejos aún de las cifras europeas encabezadas por España (35 por cada millón), Bélgica (30 por cada millón), Francia (26 por cada millón) e Italia (22 por cada millón). Según el Consejo de Europa la mayor parte de los países del Viejo Continente tiene doble dígito. 

Perú en la cola de Sudamérica en donación de órganos [MAPA]

Si el panorama hoy parece desolador. Hace seis años el tema era simplemente penoso. En 2008 antes de la creación de la ONDT menos de una persona por cada millón fue donante.  Los números fríos indican que ese año menos de 28 peruanos entregaron sus órganos para dar vida.

(Crédito: Ángel Hugo Pilares/Infografía: Raúl Rodríguez)

“La situación ha mejorado aunque no en la medida que se espera”, reconoce César Flower, director ejecutivo de la ONDT. La organización que dirige ha puesto en marcha una serie de campañas de información que buscan desmitificar el trasplante de órganos y reconocer que este es un gesto de solidaridad.

CONTRADICCIÓN
Pese a esto, el tema no ha terminado calar en los peruanos. Muestra de ello es un estudio realizado por The Lima Consulting Group a pedido del Ministerio de Salud. En él se muestra el mayoritario respaldo a la donación de órganos, pero que no se traduce en vidas salvadas.

El drama de quienes aguardan el milagro en una lista de espera [NOTA]

El 70% de la población está a favor de la donación, pero cuando se le preguntó si la autorizaría en un familiar fallecido el apoyo se redujo al 30%. Por último, solo 13% le dijo sí a la donación en su DNI. La ONDT señala que en el padrón del Reniec aproximadamente dos millones dieron su consentimiento. El problema es que esta voluntad no se respeta.

Según datos de Essalud, institución que más trasplantes realiza, en el 2013 hubo 389 potenciales donantes (personas con muerte encefálica y que habían dado su conformidad en el DNI), pero solo 73 de ellos fueron donantes efectivos. El 56% (218 personas) no pudo hacer respetar su voluntad debido a la negativa de la familia, que tiene la decisión final. 

[Lee el informe aquí]

Los peruanos se reconocen solidarios pero el panorama se muestra desolador. ¿Qué sucede entonces? 

“No es un tema de falta de solidaridad. Pensamos que es falta de información. Las personas deben saber que sus órganos pueden salvar vidas. Por eso apuntamos a concientizar y con la información empezar a cambiar de actitud”, dice convencido Flower.

ÓRGANOS Y VIDAS
Una persona con muerte cerebral puede salvar hasta 15 vidas, donando órganos y tejidos. Un corazón, dos pulmones, dos riñones, el páncreas, dos córneas, la piel, las válvulas cardiacas, el hígado, los huesos, los vasos sanguíneos, los tendones e incluso los intestinos.

La historia de amor y solidaridad que superó a la muerte [NOTA]

El doctor Carlos Carvallo, gerente de Procura y Trasplante de Essalud, comenta que el órgano que más se requiere es el riñón. “Para los pacientes con malestares renales existe un tratamiento alternativo que es incompleto y que genera una serie de problema en la persona pero que la puede mantener con vida: la diálisis”.

(Archivo El Comercio)

Carvallo señala que otros órganos vitales como el corazón y el pulmón no pueden reemplazarse de ninguna manera. “Si uno de estos órganos falla no hay tratamiento que se pueda realizar y si no se le hace un trasplante rápidamente esa persona morirá”.

Solo el año pasado se realizaron 136 trasplantes de riñón en el Seguro Social. “Solo en Essalud tenemos 10.000 personas que están en diálisis, de ellas la mitad estimamos que podrían recibir un trasplante. Pero aptas en lista de espera tenemos 300. 

La historia de amor y solidaridad que superó a la muerte [NOTA]

La tasa de ingreso de pacientes a diálisis es muy grande, en promedio mil por año. “Mientras en el Seguro Social ingresan miles de pacientes para recibir un tratamiento de por vida, aquí solo hacemos como máximo 200 trasplantes al año”.

MIENTRAS TANTO
El año pasado 71.166 posibles donantes se inscribieron en el Registro Nacional de Donantes del Ministerio de Salud, y dejaron explícito su deseo de que, en caso de fallecer, sus órganos sean dados a quienes lo necesiten.

Para César Flower, esa cifra se logró gracias a las campañas de información que se han hecho sobre el tema desde el 2010. El 2012 se cerró con 51.662 personas.

En opinión del jefe de la ONDT, la información es la herramienta principal para derribar los mitos sobre la donación de órganos. Por ello, desde que se dictó la Ley 29471 o Ley que Promueve la Obtención, la Donación y el Trasplante de Órganos y Tejidos Humanos, se dispuso la colocación de módulos informativos en diversos puntos de las ciudades, como universidades, institutos y centros comerciales.

(ONDT)

“Esperamos sensibilizar a otras 30 mil personas para este año. Valoramos que las personas discutan el tema porque muchas pueden decir que no, pero por lo menos ya saben de qué se trata”, afirma Flower.

DONATE PRESUNTO
Sin embargo, pese a que en el DNI o en el Registro Nacional de Donantes esté expresada la voluntad del donante. Actualmente son los familiares quienes finalmente la autorizan. Familia que muchas veces está influenciada por mitos y viejas historias negativas sobre la donación.

“Como ya existe la negativa de muchas personas a ser donantes, en los registros de la Reniec no se preguntaba si querían o no donar sus órganos al morir”, comenta Carvallo.

En Argentina, país con una de las mayores tasas de trasplantes en Sudamérica, existe la figura del donante presunto. Mediante una modificación a la ley “se estableció que toda persona capaz y mayor de 18 años pasa a ser donante de órganos y tejidos tras su fallecimiento, salvo que haya manifestado su oposición. De no existir manifestación expresa ni a favor ni en contra, la ley presume que la persona es donante”.

El parlamentario Carlos Bruce presentó un proyecto para modificar la Ley que Promueve la Obtención, la Donación y el Trasplante de Órganos y Tejidos Humanos, planteando una figura similar a la argentina.

[Lee el proyecto de modificación presentado por Carlos Bruce aquí]

REGALO DE VIDA
Los médicos encargados de los trasplantes viven su día a día en medio de contrastes. Entre la oscuridad de la muerte y el brillo de una nueva vida, de una oportunidad. Necesitan de la muerte de alguien para hacer feliz a otra persona. En una misma noche una madre llora a su hijo muerto pero en otro lugar una mujer celebra el regreso de su esposo.

(Archivo El Comercio)

El doctor Carvallo sabe eso y lo siente más que nadie: “Es duro porque sabemos que una familia sufre por la pérdida de alguien pero ahí radica la grandeza de saber que ese ser que nos acaba de dejar puede ser el héroe de otros tantos. Que su solidaridad y la de su familia hacen posible que otros tengan esperanza y que otras familias sean felices”.