Susana Villarán aún no concreta sus promesas a 100 días de evitar revocación

Mayoría de obras públicas están encarpetadas por falta de expediente técnico. En contraposición, la inversión privada llega a los 7 mil mlls.

Susana Villarán aún no concreta sus promesas a 100 días de evitar revocación

ELIZABETH SALAZAR
Unidad de investigación

Han pasado cien días desde que la alcaldesa Susana Villarán se salvara de la revocación por un estrecho margen, con el lema “Lima no puede parar” y cuatro promesas bajo el brazo: impulsar la reforma del transporte, los corredores viales, el mercado de Santa Anita y Barrio Mío. Pero las cifras muestran que no le da prioridad a lo ofrecido.

En estos últimos tres meses, la Gerencia de Comunicaciones envió 170 notas de prensa con las actividades realizadas por la alcaldesa. De estas, un 27% está referido a festivales, conversatorios, torneos deportivos o actividades culturales. Le sigue un 15% de actos cívicos como homenajes a César Vallejo, Armando Villanueva y Lolo Fernández, y solo 24 notas (14,1%) hacen mención a obras o inversiones.

Quizá por esto la desaprobación de Villarán es del 63%.

ENCARPETADOS
Pero la mejor forma de evaluar una gestión es mirando dónde se puso y se pondrá el dinero. Este Diario procesó la data del Ministerio de Economía y del Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP) y encontró que en esta etapa posrevocatoria, ingresaron 55 propuestas de obras, un 21% menos de lo que se hizo en el primer trimestre del año.

Y si bien la mayoría es para construir muros y escaleras del plan Barrio Mío, apenas 9 han sido aprobadas por el SNIP y no pueden comenzar porque les falta el estudio o expediente técnico, un documento clave pues contiene los detalles de ingeniería y presupuesto de la obra.

“Después de la viabilidad, se decide si el proyecto entra al presupuesto y solo si hay dinero puede comenzar. Hoy son dos los problemas: Lima no tiene buenos técnicos para agilizar este proceso y la alcaldesa empezó tarde. En el 2011, Villarán solo veía Costa Verde y parques, por eso hoy Serpar [Servicios de Parques de Lima] es el que tiene más proyectos listos”, explica el economista y regidor del PPC, Pablo Secada.

LAS OBRAS QUE VEREMOS
El 11 de junio, los ánimos se calentaron en el concejo cuando se debatía qué obras podían ser financiadas con el préstamo en bonos por S/.500 millones que Lima recibirá en breve. Serpar tenía lista su propuesta para mejorar tres parques zonales y obtuvo S/.154 millones para ello. La oposición reclamó. “Las obras que deberían estar en cola son las que ofreció la alcaldesa, sobre todo cuando le quedan 18 meses en el cargo”, dice el regidor Alberto Valenzuela.

Lourdes Flores, lideresa del PPC y su aliada en la campaña, ha sugerido el cambio de gerentes por otros con un perfil más técnico que aceleren el inicio de obras. En el despacho municipal se dice que Villarán solo atina a responder: “Si quieren cambios, que me den nombres”.

Hace unos días, el gerente municipal, José Miguel Castro, quiso poner paños fríos y expuso ante el concejo la cartera de inversiones que tienen para lo que resta del 2013, la cual –explicó– incluye 326 obras por S/.820 millones “destinados en un 70% a las zonas más humildes”.

Lo que Castro no dijo fue que de los 448 proyectos presentados desde que se inició la gestión, solo 283 son viables, y de estos, 63 cuentan con la documentación necesaria para convertirse en obras. Estas propuestas, valorizadas en S/.121 millones,son las que al menos veremos en los próximos meses: rehabilitación de veredas y vías, el mejoramiento de estaciones del Metropolitano –que se ofreció en el 2012– puestos de serenazgo, proyectos de Barrio Mío y espacios deportivo-culturales.

A ellos se sumarán las propuestas que se aprobaron en el concejo hace dos semanas para construir plazuelas, ciclovías, pistas, más puestos de serenazgo y otros 25 proyectos de Barrio Mío. Todo por un valor de S/.78 millones que también se financiarán con el bono que recibirá Lima en unos días.

La ampliación del mercado de Santa Anita está paralizada por un litigio con la empresa que ganó la buena pro, el plan de reordenamiento del tránsito se congeló en las avenidas Javier Prado y Benavides, pues aún no se aplica en toda la vía, pero ya se extendió a Barranco. Un total de 18 obras de Barrio Mío han sido inauguradas y la concesión de rutas de transporte se verá aún a mitad del 2014.

“Todo va lento, excepto en las obras viales, que se ejecutan con capitales brasileños. Esta demora preocupa porque los aliados de Villarán en el proceso de revocación ya han pedido su reelección, y eso podría distraer aun más la ejecución de obras”, sostiene Fernán Altuve, regidor de Cambio Radical.

INVERSIÓN PRIVADA
Mejor le va a la Municipalidad de Lima en inversión privada. Este año se logró cerrar el contrato de los proyectos para la ampliación de la Vía Expresa Sur, el eje vial Javier Prado y se está gestionando el túnel que unirá La Molina y Miraflores, los cuales, sumados a Vía Parque Rímac y Vías Nuevas de Lima, representan una inversión de S/.7 mil millones. Catorce veces más que los S/.500 millones que el municipio tiene para obras públicas.

“Pasamos por un proceso de aprendizaje, pero ya estamos encaminados. Ahora no se ve mucho, pues las reformas que hemos iniciado son complejas”, sostiene Álvaro Espinoza, asesor de la alcaldía.