Villarán tras inaugurar marcha gay: “No aceptaremos discriminación”

La alcaldesa de Lima señaló que ya pasó “la hora de la intolerancia” y que es el momento de aprender a convivir con nuestras diferencias

La alcaldesa de Lima, Susana Villarán, inauguró esta tarde la Marcha del orgullo lésbico, trans, gay y bisexual de la capital y dejó un mensaje: “No aceptaremos discriminación. Ya pasó la hora de la intolerancia, la hora del abuso y discriminación, que trae violencia (…) es momento de aprender a convivir todos y todas en nuestras diferencias, eso nos hace una sociedad mejor”.

En declaraciones a la prensa, recordó que el año pasado también participó de esta actividad, pero como candidata a la alcaldía y que haber ganado la elección y ser autoridad no ha hecho que cambie su manera de pensar que “todos tienen la libertad de expresarse libremente”.

“Como lo hace el alcalde de Nueva York, como lo hace el alcalde de Berlín, el alcalde de Quebec y esta vez por primera e histórica vez, Lima corta la cinta y se inicia la marcha del día del orgullo gay”, añadió.

Además, Villarán de la Puente sostuvo que “no hay limeños de primera o segunda”, porque la orientación sexual que elija una persona no lo hace menos o más.

“NO ME VAN A BAJAR”
Sobre las opiniones que podría generar su participación en esta marcha, la alcaldesa de Lima indicó que hay “mucha intención política” en las críticas que recibe. “Lo que yo quiero, con franqueza, es que tengan una alcaldesa honesta, coherente y que trabaja indesmayablemente por el bien de todos y que no discrimina a nadie, no me van a bajar a mí las ganas que tengo de trabajar por mi ciudad”, aseguró.

Para finalizar, dijo que todas los cristianos y católicos, como ella, tienen como valor prioritario la dignidad de las personas, y que esta no se mide por el color de piel, el barrio donde se vive o la orientación sexual que se elige. “Todos tenemos la misma dignidad. Como cristiana y católica, siempre he pensado que la dignidad nos viene de Dios a todos, no podemos discriminar”, concluyó.