Violencia psicológica podría merecer 8 años de cárcel

Proyecto de ley busca tipificar como delito el daño psíquico. La salud mental de las víctimas es poco valorada

Violencia psicológica podría merecer 8 años de cárcel

MARISOL GRAU
El Comercio

Sin heridas ni moretones, el dolor pasa desapercibido. “La violencia psicológica es considerada por las autoridades una cuestión de esoterismo”, advierte Lisbeth Guillén, abogada del movimiento Manuela Ramos. Sin embargo, ocurre más seguido de lo que pensamos. Y son las mujeres el segmento de población más vulnerable.

En la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes) del 2010, del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), un 67,9 % de mujeres confesó enfrentar situaciones de control por parte de la pareja; un 21, 9% habló de expresiones humillantes; y un 11,5%, de soportar amenazas de recibir daño.

Ni valiéndose de su 1,70 metros de estatura, su voz fuerte o su pinta de mujer batalla Elena Bolívar pudo librarse del maltrato. “Estuve casada durante 19 años. Había noches en que mi ex marido llegaba completamente ebrio a la casa y comenzaba a insultar y a golpearnos a mí y a mis hijos. Me daba terror”, recuerda.

Gina Yáñez, especialista de Manuela Ramos, asegura: “La salud mental de las víctimas es poco valorada en nuestro país. Nosotros encontramos casos de mujeres al borde de la locura y del suicidio luego de una situación de violencia”.

El daño psíquico menoscaba la autoestima y causa problemas de conducta que no sanan o no son curados de manera oportuna.

INICIATIVAS EN MARCHA
“El proceso judicial fue largo y difícil. Incluso, hubo una jueza que no me creyó a pesar de ser mujer y permitió que mi ex esposo dejara sus cosas en el primer piso de la casa”, sostiene Elena.

En este contexto, han aparecido dos iniciativas que buscan identificar y sancionar la violencia psicológica con mayor rigurosidad.

La primera es la nueva “Guía de valoración del daño psíquico en víctimas adultas de violencia familiar, sexual, tortura y otras formas de violencia intencional”, elaborada por el Centro de Atención Psicosocial (CAPS), el movimiento Manuela Ramos, y el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (IML) del Ministerio Público.

“No hay precedentes de esta herramienta en el Perú. La idea es uniformizar el peritaje para identificar la gravedad del daño”, señala Carlos Jibaja, integrante del CAPS. “No significa que el juez fallará a favor de la víctima, pero es un aporte importante, pues, con los métodos tradicionales, influye mucho la subjetividad del perito”.

La guía será implementada por el Ministerio Público en aproximadamente cuatro meses. Ya se capacitó a unos cien peritos en todo el país.

De otro lado, el congresista de Gana Perú, Santiago Gastañadui, ha presentado un proyecto de ley para tipificar como delito el daño psíquico.

De ese modo, si el peritaje determinara que el daño es grave, el agresor podría recibir una condena de hasta ocho años de cárcel. En caso fuera leve o moderada, la pena máxima sería de 4 años.

EL CAMINO AÚN ES LARGO
“Más de una vez me sentí maltratada y discriminada por funcionarios públicos debido a mi condición de mujer y a mi color de piel. Escuchaba decir en los pasillos ‘¡Qué pesada esta negrita!’”, cuenta Elena Bolívar.

Si bien en los últimos 15 años ha habido avances en materia de violencia familiar, todavía falta mucho por hacer.

“Varias mujeres no creen que el sistema judicial sea confiable, y les cuesta participar de un proceso que dura por lo menos dos años”, sostiene Eugenia Fernán Zegarra, adjunta para asuntos sobre Derechos de la Mujer en la Defensoría del Pueblo. “Las medidas de prevención deben ser más efectivas y verificarse”, agrega.

Asimismo, resulta fundamental capacitar a los miembros de la Policía Nacional. “La comisaría es la primera puerta que tocan las víctimas de violencia. Si no encuentran respuesta o son revictimizadas mediante burlas o prejuicios, se desalientan”, lamenta Lisbeth Guillén. Esta reacción se multiplica cuando las denuncias remiten a maltrato psicológico, ya que la mayoría de veces los efectivos creen que se miente o se exagera.

Dichas consecuencias se retratan en el estudio “Homicidio y feminicidio en el Perú. Setiembre 2008-Junio 2009”, elaborado por Rocío Villanueva Flores. Del total de casos –hubo 79 registrados por feminicidio íntimo (relación de pareja con el homicida)–, el 12,7% presentó una denuncia en el Ministerio Público por violencia familiar. De ellas, el 40% denunció violencia psicológica; el 30%, violencia física; y el 30%, ambas.

Entre otras tareas pendientes, destaca la necesidad de crear un registro general de víctimas. En la actualidad, este se encuentra dividido entre la PNP, el Ministerio Público, y el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP). La idea es realizar un monitoreo más preciso con esta información.

Además, se deben establecer programas de prevención y ayuda, sobre todo en las áreas rurales, pues los que hay se basan en modelos urbanos que no se acoplan a su realidad. “Se necesita más práctica que teoría”, sostienen las abogadas de Manuela Ramos.

Elena Bolívar no solo ejemplifica a una víctima de maltrato en esta nota. También nos prueba que es posible salir adelante luego de una experiencia de esta naturaleza. Ya divorciada, hoy cursa el tercer ciclo de la carrera de Derecho. Quiere especializarse en derecho penal y tributario para ayudar a otras mujeres y hombres que atraviesan situaciones de violencia. En su trabajo, la llaman ‘Señora Ley’.

EN CIFRAS
33,6%
ASESINADAS POR SUS PAREJAS
La tercera parte del total de mujeres víctimas de homicidio, según el Ministerio Público, murió a manos de su actual o ex pareja.

21
HOMICIDIOS EN ENERO
Solo en enero de este año, la Fiscalía de la Nación registró 21 casos de mujeres asesinadas. De estos, 11 son posibles feminicidios.

39.629
DENUNCIAS
Entre los años 2005 y 2010, la Policía Nacional del Perú recibió cerca de 40 mil denuncias por delitos de violación de la libertad sexual.

70
QUEJAS POR TORTURA
Del 2008 al 2010, la Defensoría del Pueblo recibió 70 quejas por presuntas torturas imputadas a personal de la Policía Nacional.

294.716
CASOS DE VIOLENCIA FAMILIAR
Del 2000 al 2011, el Ministerio Público ha identificado cerca de 300 mil casos de violencia familiar solo en Lima Metropolitana y Callao.