Emma McBride, la historia de la primera Miss Perú

El 10 de febrero de 1930, esta bella chalaca de ahora 100 años de edad fue coronada como la primera mujer más bella de nuestro país. En esta entrevista, ella recuerda ese día

MARÍA FERNÁNDEZ ARRISBASPLATA

En 1930, a los 17 años, esta bella chalaca alborotó el país convirtiéndose en la primera Miss Perú. Su hija Ana María del Solar McBride (AD), su chofer Luis Montero y su cuidadora Francisca Alejo serán la voz de nuestra reina, pues la edad ya no permite que sea ella.

El 10 de febrero de 1930, el jurado del primer concurso de belleza nacional promovido por el desaparecido diario “La Crónica” y la revista “Variedades” eligió a la Señorita Perú.

¿Cómo se animó a participar?
AD: Ya había sido reina infantil del Callao, luego reina del Callao y después la invitaron al primer concurso de Miss Perú. Mi abuela la animó.

Antes de conocer el resultado final, Emma tenía 35.281 votos…
AD: Primero las votaciones se realizaba a través del periódico, el público chalaco fue quien la eligió, luego vino la elección final en el Teatro Municipal, donde desfilaban todas las candidatas y el jurado decidió el resultado, pero no lo anunciaron…

¿Cómo fue el anuncio entonces?
AD: Fue bien curioso, ella pensó que había quedado entre las últimas y le dijo a su mamá: “Qué vergüenza la que he pasado, hemos quedado tres al final”. Salió medio avergonzada y luego le dijeron que tenía que tomarse unas fotos. Nadie tenía idea de quién era la ganadora, el periódico lo tenía bien guardado. Mi mamá se enteró recién cuando vio su foto en la portada al día siguiente.

¿Cuál era el ideal de belleza?
AD: Todo era natural. Lo único que sé es que le echaron talco Mabis a la cara por el brillo, tan sencillo como eso, no había nada de maquillaje. El maquillaje lo aprendió cuando regresó del concurso en Miami. Mi abuela fue a buscarla al barco, pero no la reconoció.

El presidente Augusto B. Leguía la recibió en Palacio…
AD: Él ya la conocía desde su reinado en el Callao. Tenía que ir con un sombrero a Palacio, pero ella no tenía dinero, pues vivía con sus tíos y en ese momento la plata estaba bien justita. Buscó algo más barato y encontró una boina y le quedó tan regio que al otro día implantó la moda. Luego se le hizo un tango, un fox-trot y hasta un documental que fue filmado en el Country Club y estrenado en el teatro Excélsior.

Luego nos representó en Miami.
AD: Lució un traje de ñusta. Fue un concurso que la Cámara de Comercio de Atlanta creó, luego de la gran depresión de 1929, y se llamó Miss América. Memy quedó en tercer lugar, volvió a Lima 4 meses después.

Los fans aumentaron…
AD: ¡Claro! Allí conoció a mi papá, José Luis del Solar. Él fue al Teatro Municipal a ver esa novedad de las misses. La vio y dijo: “Miss Callao me encanta”. Él le llevaba 15 años, pero quiso conquistarla. Se hizo muy amigo de su hermano Juan y mientras ella estaba en el extranjero le envió una carta…

Lee la entrevista completa en la edición impresa AQUÍ