‘Gonzalete’: "Pensé que 'A la vuelta de la esquina' solo duraría 13 episodios, y ya van como 150"

El ex músico y aspirante a diplomático cumple 6 años al frente del programa. Se viene una película y más unipersonales

‘Gonzalete’: "Pensé que 'A la vuelta de la esquina' solo duraría 13 episodios, y ya van como 150"

ALFREDO ESPINOZA FLORES
Redacción Online

“No quiero ser abogado”, se dijo a sí mismo un joven Gonzalo Torres luego de dos años de generales letras en la PUCP. Tenía en mente ser diplomático, pero se desencantó del Derecho. Era 1989 y él tenía 21 años.

“Yo pensé que ‘A la vuelta de la esquina’ duraría solo trece episodios”, se dijo a sí mismo en el 2005 y hoy lo recuerda con incredulidad y una sonrisa. Y es que lo entrevisto en el bar Queirolo de Pueblo Libre y ahí lo encuentro festejando por partida doble: su onomástico y los 6 años de su espacio en la pantalla chica.

Ninguna de las dos cosas antes mencionadas sucedió así al final. Él no fue diplomático ni abogado. Su programa tiene unos 150 episodios al aire. Actor de casualidad, músico desde su adolescencia y conductor comprometido con la historia de Lima, el ex Los Nosequién y los Nosecuántos y La Liga del Sueño recuerda cómo se inició en la actuación y cuenta qué se viene entre sus proyectos.

GONZALO TORRES A LOS 20
Luego de su frustrada incursión en la abogacía, decidió estudiar publicidad apenas abandonó la Universidad Católica. Diez años en este rubro, desde 1992, sin embargo, no apaciguaron su inquietud por inmiscuirse en nuevos papeles.

Ya desde el colegio hacía música con personajes como Pipe Villarán (ex Fuckin Sombreros y G-3), pero recién con su ingreso a Los Nosequién y los Nosecuántos, a inicios de los noventa, se empezó a hacer conocido en la escena musical local. Estuvo poco tiempo, como reemplazo de Fernando Ríos, quien se iba a estudiar al extranjero. “De esa época lo que más recuerdo son los conciertos en el Donatello, que siempre lo llenábamos. También fue una época peligrosa porque sentía que nos habían seguido en algún momento por la canción ‘Las Torres’”, recuerda.

Luego pasó a La Liga del Sueño (“una época bien underground, de juerga), su trampolín a la actuación. Cuando compartía escenarios con ‘Pelo’ Madueño, entonces pareja de July Naters, fue invitado por ella a un taller de claun. “Ahí me picó el bichito”, reconoce. “Yo soy actor de casualidad”, agrega. Ya le había picado antes, cuando participaba en shows de Navidad, en sketches familiares y en esa obra para las bodas de oro de sus abuelos cuando tenía apenas 13 años.

En 1992, entonces, a los 24 años de edad, retomó la actuación ya de manera profesional. Primero pasó por las tablas con “Patacláun enrollado”; luego, en 1997, llegó a la televisión con “Patacláun”, “una época mágica”, sobre todo por la experiencia en el teatro, en la casa Yuyachkani. También por el atrevimiento de haber “denunciado cosas riéndonos, desde el tráfico hasta el racismo y la corrupción”.

GONZALO TORRES A LOS 30
Luego de un fallido intento de programa con “Hora punta” con Federido Salazar y Jimena de la Quintana, vía Canal 13, llegó a la radio en el 2005, a los 37 años. En “Mañana Maldita”, Gonzalo logró imponer un estilo más juvenil, logrando así llenar el vacío dejado por Juan Francisco Escobar.

Ese mismo año inició otro espacio pero en la pantalla chica, “A la vuelta de la esquina”, que inicialmente iba a ser un magacín con distintas secuencias; solo una de ellas histórica. Pero luego de analizarlo bien se dieron cuenta de que esta última parte era lo suficientemente rica como para que venda el espacio por sí sola. “Yo pensé que solo duraría 13 episodios, y ya van unos 150. Lima es una fuente inagotable”, resalta.

Eso no es todo lo que destaca. “Todo depende cuánto potencial audiovisual tenga”, dice. “También tenemos una especie de CSI peruano, con la muerte de Balta, Pardo, Sánchez Cerro”, agrega. “La historia es importantísima”.

Tuvo tiempo de intervenir en la pantalla grande, aunque reconoce que el cine “aún es una deuda pendiente”. Formó parte del elenco de “Un cuerpo desnudo” y “Cu4tro”. En esta década no abandonó el teatro. Estuvo en “El guía del Hermitage”, “El perro del hortelano”, “Esperando a Picasso”, “Morir de Amor” y “Noche de tontos”.

GONZALO TORRES A LOS 40
Este mes Gonzalo cumple 6 años al frente de “A la vuelta de la esquina”. Pero él no se conforma con eso. Ya ha grabado en una película que debería estrenarse pronto, “Las malas intenciones” de la cineasta Rosa García-Montero (filme que compitió en el Festival de Cine de Berlín en febrero), aunque es un papel pequeño, según él mismo indica.

Con su experiencia en la TV, el teatro y la radio, había algo que le faltaba por hacer y en lo que sus compañeros más conocidos, los de “Patacláun”, ya habían incursionado: los unipersonales. El año pasado dejó atrás a ‘Gonzalete’ para convertirse en “El Cavernícola”, que aún se presenta los sábados en el Satchmo.

La experiencia le ha gustado bastante, pero hace un duro mea culpa. “Lo que más me gusta es que ahora sí recuerdo todo el libreto y ya lo puedo disfrutar. El director me ha gritado y he perdido credibilidad entre mis compañeros”. Pero lejos de rendirse, se mantiene firme. “¿Seguirías haciendo unipersonales pese a esto?”, le pregunto. “Sí. ¿Y sabes por qué? Porque soy masoquista”, me responde.