Jimena Espinosa de 'Rojo, fama contrafama': "Todavía no he tenido enamorado"

Coanimadora conversó en vivo con los lectores de elcomercio.pe sobre su vida, el bullying, el mundo del modelaje y sus planes en la TV

Jimena Espinosa. (Video: elcomercio.pe)

Jimena Espinosa tiene 24 años de edad y una estatura que difícilmente la hace pasar desapercibida. Aunque la cinta métrica marca un metro ochenta y tres, los tacos que suele llevar por su trabajo la hacen pasar el metro noventa. Ella explica que en algún momento sintió muchos complejos por ello, aunque ahora es cosa del pasado. Esta semana debutó como coanimadora de Rojo, fama contrafama y conversó con elcomercio.pe sobre lo que representa esta experiencia en su carrera y lo que quiere lograr en la TV.

¿Cómo llega a ti la oferta para ser parte de “Rojo”?
A mí me habían avisado a mitad de diciembre del 2012, pero no podía decir nada porque era como una sorpresa. Ya en El Comercio se hizo la oficialización. Allí recién me dieron a conocer. Cuando me invitaron, acepté al toque porque a mí me encantaba la versión chilena. En esa época yo todavía estaba en el colegio, soñaba con bailar como los participantes del programa, pero nunca se me ocurrió que en un futuro estaría en “Rojo Perú”. Yo ya conocía a Ricardo Morán, porque él fue el productor de El último pasajero aunque no sé cómo habrá sido la selección, porque a mí me llamaron y me invitaron. Creo que les gustó mi desenvolvimiento en “El último pasajero”, confiaron en mí y les agradezco un montón por eso.

¿Cómo empiezas en la moda?
Yo desde los 13 años hago fotos. Luego empecé con desfiles por un cásting del diseñador José Miguel Valdivia. Dijeron que necesitaban modelo y yo, como había estado en clases de modelaje porque siempre fui gigante…. Bueno, con esto mucha gente se sentirá identificada, porque yo sufría bullying. Yo era alta y flaca y todo el mundo se burlaba de mí. Yo era tan alta que todo el mundo pensaba que me habían atrasado de grado. Cuando me empecé a jorobar porque andaba con personas más bajitas, mi mamá me mandó a clases de modelaje. A parte de eso a mí siempre me encantó el mundo del arte. Siempre me encantó bailar, hacer gimnasia y yo quería meterme a algo de eso, pero ni siquiera me probaban porque decían que como era muy alta no podía ser ágil o flexible. Me mandaban al básquet, al vóley y yo quería algo más femenino, más cute, porque mi mamá como que siempre nos acostumbró a mí y a mis hermanas a ser como que más señoritas. En mi casa nadie hablaba ninguna lisura y en el vóley todo era A,E,I,O,U y yo salía llorando. Yo no encontraba mi mundo. Mis papás son gente intelectual y por ellos yo hubiera sido médico o ingeniero, como mi papá; aunque actualmente tengo título en Márketing, pero a mí me encantaba esto del modelaje. Bueno, en el desfile de José Miguel faltó la modelo principal y como yo era la más alta me dijeron que cierre el desfile. Creo que el modelaje siempre estuvo en mi sangre, porque salí con un taco doce, que nunca había usado, y lo hice bien.

¿Realmente te acomplejaba ser tan alta?
De pequeña sí, porque los niños son crueles. Ya cuando eres más grande, te das cuenta que cualquier diferencia te hace especial.

¿Qué era lo más feo que te decían?
De todo. Desde lo más simple como “Roba focos” hasta… bueno, de todo. Yo nunca parecía de mi edad. Luego hice deporte. Estuve en la Federación Nacional de Atletismo y haciendo básquet. Igual también era un problema que siendo niña pareciera mayor, porque los hombres me molestaban, entonces yo me acomplejaba y andaba tapándome con mi casaca. En ese aspecto yo siempre tenía mentalidad de niña, no andaba pensando en tener enamorado. A los 15 o 16 no pensaba en eso, estaba pensando en qué hacer en el futuro o en lo que me decía mi papá de prepararme para la universidad.

¿Cuándo tuviste tu primer enamorado?
En realidad no he tenido todavía un enamorado. Salí con un chico sí, un buen tiempo. Creo que ha sido el único chico con el que he salido en mi vida, pero las cosas terminaron.

¿Cuánto tiempo salieron?
Uff, casi un año. Pero nunca fuimos novios como que oficialmente. Se podría decir que esa ha sido la única experiencia que he tenido con un chico.

O sea que nunca te has enamorado
De él me enamoré. El ha sido mi primer amor. Muchas chicas viven eso a los 15 o 16, pero yo lo viví a los 23.

¿Por qué? ¿Formación de tus padres?
No sé. Por ejemplo, mi hermana mayor ha tenido su primer enamorado a los 21 años. Mi otra hermana, a los 20. Y la que tiene 15 ahora no está pensando en eso tampoco.

¿Son muy religiosos en tu casa?
No creo que sea eso. Diría que nos han criado con una personalidad fuerte, como diciéndonos: “Para tener un enamorado, tienes que estar bien convencida de que lo quieres. No te vamos a decir si lo tienes que tener o no, pero tú sola vas a tomar la decisión porque sientes que quieres a alguien y hay respeto”. Siempre he tenido en cuenta eso. Nunca he sido movida, no he sido de irme a chapar a discotecas, porque también soy un poco asquienta con ese tema. Creo que eso hizo que se retrasara el que yo tenga un enamorado. Si alguien se quería acercar a besarme, yo decía: “No, por favor”. Siempre he sido bien asquienta con eso de tomar de la misma botella, pero creo que eso ya es de nacimiento.

¿Crees en llegar virgen al matrimonio?
Creo que depende mucho. A cualquier mujer le gustaría llegar virgen al matrimonio. A mí sí, me encantaría. Lo mejor es que te enamores y veas a esa persona y estés seguro de que es el amor de tu vida, para que no tengas arrepentimientos. Para mí es una decisión importante, porque es un paso a seguir. Yo me digo: cuando yo lo haga, tengo que estar bien convencida para eso.

O sea que es una decisión que ya has tomado
No sé qué pueda pasar en mi vida. Fácil me puedo enamorar y pase, pero yo tengo que estar bien decidida para dar ese paso y tiene que ser con la persona que quiera y ame.

Me decías que tus tres hermanas y tus padres son intelectuales, ¿por qué tú te inclinas por el espectáculo?
Como personas estudiosas que eran mis papás, porque encima han sido primeros puestos, cualquiera diría que sus hijas seguirían sus pasos y, aunque mis hermanas sí lo han hecho, yo me fui para la televisión y el modelaje. Al principio a mi papá no le gustó mucho ese tema, pero al final lo aceptó, pero siempre pidiendo que mi mamá me cuide. Cuando comencé a modelar mi mamá siempre me acompañaba porque uno nunca sabe quién es el bueno y quién es el malo. Creo que por eso nunca he pasado un mal momento en el modelaje

¿Ninguna experiencia negativa?
¿Otras proposiciones? Gracias a Dios no.

¿Y qué dicen tus papás con esto de que la cultura es el talón de Aquiles de las modelos?
Te soy sincera. Si me preguntas algo de cultura en este momento, probablemente no te responda, por nervios o porque no me acuerde, pero hoy por hoy las modelos no son las chicas que no hacen nada. Las que yo conozco son personas que han estudiado o están estudiando una carrera, chicas preparadas, que hablan idiomas, chicas bien. El modelaje es como que una carrera del momento, pero más adelante están preparadas para todo.

¿De qué conversan entre modelos, porque cualquiera diría que solo hablan de ropa y maquillaje?
En verdad sí. Sería una tontería decirte que conversamos de cultura general, pero creo que nadie lo hace así entre amigos. Hablamos de cosas que hablan los amigos. De nuestras vidas, de algún tema actual quizás a veces… pero tampoco somos Einstein.

¿Cómo te ves en unos años?
Espero seguir en la tele y también me veo como empresaria, pero sobre todo espero ser feliz.