Mañana se estrena filme “Machu Picchu: la joya del emperador”

Producción de de Michelle Alexander buscará desentrañar algunos de los misterios que rodean la mítica ciudadela

Mañana se estrena filme “Machu Picchu: la joya del emperador”

Machu Picchu es único. Un lugar que respira misticismo. Un misterio en el corazón mismo del Cusco. Un misterio que Mávila Huertas se encargará de desentrañar en “Machu Picchu: la joya del emperador”, que se emitirá desde mañana por América Televisión.

“El documental es una idea de Michelle Alexander, productora del programa, con un amigo suyo, el historiador Henry Mitrani. Ellos conciben el asunto a principios de año, para conmemorar los 100 años de la llegada de Hiram Bingham”, explica Huertas, quien es la persona que conduce esta aventura que nos llevará a saber un poco más sobre la mítica ciudadela. “Y se les ocurre que quizá yo podría estar interesada en el asunto. Los tres comenzamos a darle forma al proyecto”, añade.

¿Cuál fue el gran reto? Como señala Huertas, no hacer (como la mayoría de documentales sobre el tema) que lo visual se concentre únicamente en la ciudadela. ¿Cómo lograrlo? “Se me ocurrió partir de tres líneas narrativas”, señala la periodista. “Celebrar Machu Picchu con todo su esplendor a partir de un buen derroche de producción, pero, además, contar la historia de Pachacútec y, para terminar, la historia de la expedición de Hiram Bingham. Esas tres líneas narrativas se entrecruzan y el resultado es el documental”, agrega.

TRES MUNDOS UNIDOS
La historia de una ciudadela mítica. La historia de Pachacútec, el inca que la mandó construir. Y también la historia de Hiram Bingham, el individuo que, como señala Huertas, más que un descubridor fue un promotor.

Tres tiempos distintos que se unen en el documental. La investigación para unir todo eso duró seis meses. La información fue vasta y algunos datos tuvieron que quedarse afuera de la edición final.

“Hay que sacrificar cosas en aras de que la historia sea clara. Yo quiero que todo el mundo se interrogue, pero al mismo tiempo, que disfrute. Y por eso hemos trabajado con un equipo estupendo”, explica Huertas, quien quiso que esa combinación de pasado y presente se sienta en la propuesta visual del programa.

“He procurado saltar de lugar en lugar: voy a Nueva York a averiguar sobre las piezas de Yale, al momento siguiente voy al Cusco, de ahí a la ciudadela, de ahí vuelvo a Nueva York. La idea de tener historias paralelas es la de darle al documental ritmo, acción y una cuota vivencial”, señala.

¿Y la momia de Pachacútec? Pues uno de los misterios que el documental buscará resolver es ese. “Hablamos con mucha gente y leímos mucha literatura, y encontramos una descripción escrita de alguien que vio la momia. Eso nos permitió reconstruirla con absoluta fidelidad”, explica Huertas, quien considera que en el Perú hay un documental en cada esquina.

Ahora llegó el turno de desentrañar los misterios de Machu Picchu. Un lugar que, por más que pasen los años, seguirá sorprendiendo al mundo.