Viajes a Brasil: Rio Branco y la selva de Chico Mendes

Una visita a la capital del estado de Acre para descubrir una ciudad joven que recupera protagonismo en la selva amazónica

Viajes a Brasil: Rio Branco y la selva de Chico Mendes

IÑIGO MANEIRO

Entre los puestos fronterizos de Perú y Brasil hay una especie de territorio de nadie, una amplia zona en la que se encuentra Assis Brasil. Un lugar formado por funcionarios, impecable, repleto de iglesias evangélicas, con jóvenes que tocan la guitarra en la calle y con un restaurante blanco que ocupa el centro de su plaza donde ofrecen carne de res y fariña. Si en Iñapari hay puestos de venta callejera, mototaxis y comerciantes en cada esquina, Assis Brasil parece una pequeña ciudad desértica.

Ese contraste marca una transición que llama inmediatamente la atención en el viaje por tierra hacia Río Branco. Hasta la frontera, la selva peruana se encuentra junto a la carretera, la vegetación, interrumpida por pequeños y ordenados pueblos de madera, es exuberante y llamativa. En Brasil, en cambio, solo te encuentras rodeado de infinitas explanadas de pasto, con el perfil del bosque que adivinas en el horizonte más lejano. Solo se ve pasto y vacas cebúes que miran tranquilas el discurrir de los carros por la carretera, y entre ellas, enormes árboles de castaña que resisten la soledad en una selva de la que solo queda el nombre.

Acre es el territorio donde nació el defensor de los bosques Chico Mendes, asesinado por latifundistas ganaderos en 1988. De su lucha no queda la selva sino su nombre, un nombre que se encuentra a lo largo de los 342 kilómetros que se recorren desde la frontera hasta Río Branco, en pequeñas áreas naturales como la Reserva Seringal Cachoeira, donde viven familiares directos de Chico. Entre los atractivos que se pueden visitar está el hermoso pueblo de Xapurí, lugar de nacimiento del líder ecologista, los museos, zoológicos y centros de la memoria que existen en las localidades.

PARQUES Y MERCADOS
El estado de Acre es uno de los más aislados del país vecino. Durante muchos años se encontraba en los últimos puestos de desarrollo humano, pero el esfuerzo colectivo, el turismo y la ganadería han permitido que Acre sea una de las regiones de mayor crecimiento económico de Brasil.

Río Branco, lugar de nacimiento de la iglesia ayahuasquera del Santo Daime, abre sus puertas activo, comercial y joven. Formado por edificios nuevos, sorprende la calidez y generosidad de su gente, consciente de que la Interoceánica les ha traído conexión con el Perú. Ven el turismo como un futuro posible para el desarrollo y gran parte de las inversiones se han dirigido a crear parques temáticos como el de la Maternidade, donde se encuentra la Casa de los Pueblos de la Selva y la Casa del Artesano, museos como el de la Borracha (caucho) o el Memorial de los Autonomistas.

Lee más artículos de Iñigo Maneiro en el blog Zona de embarque.