La historia de Booster, el perro que ayudó a su amo a curarse de la depresión

Años después, la mascota sería atacada por un invasivo cáncer y fue curada con la ayuda de su dueño. Hoy recorren el mundo

LUCERO YRIGOYEN

Hay perros que marcan la vida de sus amos. Conocimos a Davis Hawn y a su labrador Booster en el hotel Hilton, donde se hospedaron.

“Vivía con el hijastro de un amigo en Louisiana. El joven era drogadicto y, para ayudarlo, le regalé un cachorro, Booster. Un día me negué a darle dinero y me atacó con un cuchillo, desde entonces sufro de desorden por estrés postraumático.”

Luego del ataque, el joven robó su camioneta. A las dos semanas encontraron el vehículo y dentro de él al cachorrito moribundo.

“Booster era un estorbo, pues me refugié en el alcohol y la depresión. Yo tenía un campamento de casas rodantes y decidí vivir en una de ellas. Dejé a mis seres queridos e intenté suicidarme.”

Un día a Davis se le cayó una casa rodante sobre la pierna, secuela que aún le ocasiona dolores. Fue allí que Booster se ganó su corazón. “Se convirtió en parte importante de mi vida y me ayudaba en las necesidades que tenía. Cuando sueño con el ataque del cuchillo, me despierta.”

Interesado en los perros de asistencia, Davis tomó clases en Bergin University of Canine Studies y le enseñó a Booster a ser, aun más, su apoyo. “Sabe prender y apagar la luz, darme el control remoto y las llaves, abre la refrigeradora para traerme agua, me saca las medias, es mi amigo incondicional.”

RETRIBUCIÓN
La amistad pasó una dura prueba en enero. “A Booster le detectaron un cáncer de piel que se expandió al cráneo. Le dieron 3 semanas de vida”, recuerda con lágrimas en los ojos.

Sobre el caso, el veterinario Giuseppe Pastor explica: “es una enfermedad muy agresiva. No es común que la superen.”

Davis envió los análisis a varios veterinarios, el caso fue atendido en el Small Animal Hospital de la Universidad de Florida. “Se le extrajo el tumor del cráneo y recibió radioterapia. Con la muestra del cáncer crearon una vacuna que se le inyecta. Booster venció el cáncer.

Davis, gracias a Booster, dejó el alcohol y junto a su fiel amigo viaja por el mundo. Su misión: divulgar la importancia de respetar a los perros de asistencia. “Son parte nuestra. Para los ciegos son sus ojos; para los sordos, sus oídos. No los discriminemos.”

ALGÓ MÁS… – Avances. La vacuna preparada con la muestra del cáncer de Booster fue una prueba científica que podría servir en casos humanos.

- Tarjetas. Davis pidió a Visa una tarjeta adicional para su amigo Booster y la empresa se la remitió por tratarse de un perro especial. También tiene la tarjeta de una aerolínea y acumula millas.

- Cuba. Davis y Booster estuvieron en La Habana difundiendo las bondades de los perros de asistencia. En diciembre se inaugurará el Centro Booster, organización que adiestrará perros de servicio.

- Conciencia. La ley 29830 establece que los perros de asistencia pueden ingresar a todos los lugares públicos y privados, incluyendo medios de transporte. Respetarla ayudará, además, a que turistas con discapacidades se animen a visitarnos.