ESTE ES UN PEQUEÑO ALBUM DE RECUERDOS.
Mi mejor amigo siempre le pone título a los años. Por ejemplo, el 2002 fue el año de la honestidad y el 2004 fue el año del perseverancia. A mi siempre me hicieron gracia este tipo de buenos propósitos generados por la euforia de la llegada de los nuevos 365 días y, de hecho, por un cierto grado de reflexión sobre lo vivido durante el año que quedaba atrás. Nunca me fije si en realidad estas máximas se cumplieron alguna vez; sin embargo, sí creo que eran producto de esa listita imaginaria de lo vivido, lo bueno y lo malo. Recordar esa lejana costumbre de mi querido Joaquín, me ha hecho elaborar por primera vez una propia. Lejos de querer hacer una especie de ránking, ahí va mi breve paso por el 2007.
Si tuviera que definir el 2007 seria, en definitiva, el año de los cambios. Para mi absoluta sorpresa, creo que salvo una importante excepción, la mayor parte fueron positivos, por más que el paso de estos doce meses, -que han sido rápidos pero intensos- haya sido todo un reto.

Comencé el año en la hermosa Antigua Guatemala, donde fui a tratar de dejar las heridas de varios golpes recibidos el año anterior. Mi mejor amiga Josefa fue el primer abrazo del año en todos los sentidos. Llegué más entera, con el recuerdo de lagos, volcanes, conversaciones, risas y varias borracheras memorables, lista para comenzar la adaptación a mi nueva vida sola. Sin embargo, al mes siguiente, un golpe, de los de verdad, vino de otro hombre, este sí, fundamental en mi vida. La muerte de mi tío Javi hizo de febrero, de manera irónica, el mes mas largo y triste del año. Pero como toda partida trae una nueva llegada, ocho meses después nació mi segunda sobrina, Constanza (y de la que voy a ser madrina, por primera vez).

El blog, por supuesto. Sé que puede sonar a frase trillada pero este espacio virtual cambio una parte de mi vida de pronto, por sorpresa y por completo. Salí de mi silencio habitual para hablar, y bastante, de una parte esencial de la vida mi vida (y la de todos, creo): las relaciones de pareja. Y si hablamos de relaciones, la suya, estimados lectores, ha sido una compañía incomparable. Aunque aún no haya cumplido mi cometido, siento que aprendí bastante y, de paso, conocí a personas extraordinarias.

Uno de los hits de mi año, ha sido encontrar esas amistades, esas que extrañaba tanto desde mis años en Barcelona. Ahora, sé que cuento con verdaderos amigos aquí también; los de duración garantizada, los de las risas y llantos, los de psicología improvisada, los doctores de mentira en casos de emergencia, los de las peleas, conversaciones interminables y anécdotas para reír después.

Y claro, también están los chicos que conocí. Algunos forman parte del párrafo antes mencionado; uno, muy especial para mi, después de ser el chico que me gustó por más tiempo en todo el año, está en proceso de ser un buen amigo también aunque ya no viva en Perú. Y bueno, hubo dos más. El chico que tapó el sol con un dedo para que no me cegara con mi propios miedos, y me dejara conocer y querer; y, por otro lado, está el chico que una tarde de paseo por un parque me enseño que la vida puede estar llena de momentos maravillosos si uno está dispuesto a vivirlos. Yo estoy más que dispuesta.

Ahora que escribo este post, por primera vez, desde la pequeña casa que comparto conmigo misma, pienso que a pesar de las metidas de pata y la larga lista de errores que cometí, siento cierto orgullo por haber llegado hasta aquí; con todo un álbum lleno de experiencias, recuerdos y presencias, que forman parte de mi interior ( y que muchas veces fueron el empuje que se necesita para no dejar de sonreír y, de paso, sacarle la vuelta al miedo y la tristeza), de esa parte de mi que quiere que el próximo sea un verdadero año nuevo.

Si quieren, si se animan, me gustaría saber su propio recuento sobre lo mejor y lo peor del año. Sería chévere. La chica que busca novio les desea un muy feliz 2008.

P.D. El video de aquí abajo es mi regalo. Está hecho de manera artesanal y con mi, casi nula, experticia tecnológica (apelo a su comprensión), pero como aprendí al ver en el cine, las imágenes algunas veces dicen lo que las palabras no pueden (o no quieren). Espero les guste.

Canción para decirle adiós al 2007
Escucha aquí un extracto de “Phats of victory ” (Cover de Bob Dylan) de Cat Power

Breve paso por el 2007