08 de agosto del 2020 °C
Busco Novio

Atracción virtual (III)

LA SEGUNDA “PRIMERA CITA” Sé que para muchos, tenía una deuda con ustedes. Es decir, la continuación de la mi historia (Atracción virtual I y Atracción virtual II) con el único lector con el que he salido. Fueron dos razones las que en ese momento no me permitieron escribirla ni publicarla: el acuerdo mutuo de dejar lo que estaba pasando unicamente entre los dos, y los sentimientos que en ese momento me desbordaron de pronto, sin esperarlo y sin poder creerlo. Bueno, no la hago más larga. Esto fue lo que pasó. Seguir leyendo...

Soltera vs. solterona

¿QUIÉN DIJO QUE UNA MUJER SOLTERA NO PUEDE TENER UNA DOLCE VITA? Una de las mejores cosas de escribir un blog es la respuesta inmediata de los lectores mediante sus comentarios. Salvo un par de trolls (me acabo de enterar que en la jerga blogística son esas “personas” que dejan palabras ofensivas solo porque pueden hacerlo y que solo tienen un destino: el mágico y maravilloso mundo del spam), pienso que todo tipo de crítica es constructiva. Hecha esta aclaración, he leído repetidas interrogantes y, además, consejos, que me han dejado más de una vez pensativa: “¿por qué buscas novio?” y punto seguido: “en vez de novio, necesitas terapia”, “todas tus relaciones han sido destructivas”, “si sigues así, nunca lo vas a encontrar”, “eres una traumada”, “estás desesperada” o algunos cariñosos, reconozco, “no te desesperes, Ali”. Seguir leyendo...

Ya no me gustas tanto

ESAS PEQUEÑAS COSITAS QUE TE SACAN DE QUICIO Al comienzo de una relación, o de lo que podría convertirse en una, siempre llega el fin de lo que yo llamo “la primavera”. Es escalofriante cuan relativo puede ser el tiempo que dura esta primera etapa, por lo general, idealizada, apasionada e histórica (si la pareja llega a durar en el tiempo será recordada con nostalgia a través de los populares: ¿te acuerdas cuando…?), llena de excitantes primeras citas, esos besos que te hacen estremecer al día siguiente, canciones que te hacen poner cara de tonta/o o ese insoportable verborrea monotemática sobre el/ella que vuelve locos –y en algunos casos, sordos- a los oídos piadosos de los mejores amigos. Todo es perfecto, todo es como siempre debió ser, nada puede ser mejor. Hasta que descubres que esa persona, hasta ese momento, perfecta, no lo es tanto. Mejor dicho, y perdonen la crudeza, no lo es nada. Seguir leyendo...

Quítate la ropa

Foto: Archivo El Comercio EXISTEN MUCHAS FORMAS DE DESNUDARSE Por supuesto, no voy a hablar del tema verano-bikini. No porque la estética playera no me importe, sino porque existen momentos aún más incómodos en la vida para desnudarse, y que, por lo general, no involucran arena, mar, una toalla o un protector solar. Seguir leyendo...

Alicia, qué fea eres

¿QUIÉN NO HA SIDO, SE HA SENTIDO O SIGUE SIENDO UN/UNA LORNA? Siempre he escuchado que todos tenemos un niño dentro. Bueno, yo creo que además, algunos tenemos un lorna adentro. Y no lorna porque lo seamos, sino porque la crueldad de algunos niños y otros, no tan niños, del colegio (al que repito, a coro con Daniel F., no voy más), te lo hacen creer a la fuerza. El día que un chico de primero de secundaria, me llamó por mi nombre y al voltear, en frente de todos los que estaban alrededor, me dijo: Qué fea eres, y a continuación todos se rieron, yo sólo regresé la vista a mi carpeta, con el secreto deseo de que la tierra me tragase. No creo que el pata ese se acuerde de esas palabras que yo tengo bien puestas en mi memoria, porque me dejo un comentario muy bonito en el primer post que escribí (Goodbye to you) deseándome suerte con el blog. Y además, no creo ni que se imagine que fue la primera persona que hizo que me creyera fea. Pero la historia, como suele suceder no termina ahí. Seguir leyendo...