12 de agosto del 2020 °C
Busco Novio

¡Feliz aniversario!

A MIS QUERIDOS NOVIOS, Hoy se cumple un año desde que publiqué mi primer post, bueno, para ser precisos fue el 29 de marzo, pero no importa. Las fechas importantes se celebran, punto; y para mí, este es un día no solo entrañable, sino increíble. ¿Saben por qué? Porque, a pesar de no haber cumplido mi misión de encontrar a esa persona que me ame y a quién amar, he descubierto que, sin buscar, he encontrado un poco y mucho de ella en cada uno de ustedes. Queridos lectores, el único novio que he tenido durante este año son ustedes. Mis queridos novios. Seguir leyendo...

La aparición del factor Y

¿SE PUEDE QUERER A DOS PERSONAS A LA VEZ? Desde hace unas semanas, me encuentro haciéndome la misma pregunta varias veces al día: ¿estoy enamorada? No lo hago sólo por la intromisión de conocidos y desconocidos sobre lo que pasa en un terreno que solo me incumbe a mí: los límites de mi corazón, pero que en definitiva me han hecho sentirme presionada a intentar contestar, una y otra vez. Así que decidí responderla, por lo menos a mí misma. Yo no quería. Me había negado. Quizás por no encontrarme segura de que fuese el momento; quizás porque esta vez, o lo que podría ser mi siguiente, por decirlo de alguna manera, enamoramiento, no quiero que sea como los anteriores: abruptos, apasionados, en medio de estremecimientos, ilusión desmedida y algunas literales caídas al vacío; así estos hayan tenido finales felices o no, hoy, prefiero frenar, salirme de la vía rápida y tomarme un tiempo para reflexionar con calma y mayor atención sobre esto del amor, antes de tomar una decisión. Me lo debo a mí, antes que a nadie. Hoy noto un cambio, jamás fui tan consciente de lo que pasa en mi interior al conocer a alguien. He seguido sus pasos con mayor claridad. La ilusión del comienzo se rompe apenas la realidad hace su entrada en la vida de dos. La pasión a veces no pasa de ser pasión. El amor, ¿cómo hacer para definirlo? En esas estaba, una noche a solas, sentada en una vereda frente a mi casa -que hace las veces de jardín- (es una calle tranquila, pero igual corro el riesgo de que pase un choro y me arranche el ipod de un tirón, pero no puedo evitarlo, no hay bancas cerca), después de una pelea sucedida de tres días sin noticias y sin querer saber del contrincante, y con un ligero sabor a “esto ya se terminó”, cuando una sombra hizo su aparición en la esquina que da a la avenida. Me acomodé los anteojos. La figura me era conocida, pero a la vez no. ¿Nunca les hablé de él? Creo que no. El que desde ahora llamaré el factor Y, hizo su reaparición en mi vida. Pese a la alegría que me produjo volver a verlo –habían pasado meses, casi un año, desde nuestro truncado por la distancia casi-romance-, poder acariciar su pelo, oler su cuello mientras nos abrazábamos con fuerza y ver su sonrisa otra vez cerca a la mía, pensé: ¿por qué diablos apareciste justo ahora? Seguir leyendo...

Tus ex / mis ex

¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DEL PASADO? Una tarde hace poco tiempo, entré a la dimensión desconocida. Mejor dicho, me forzaron a entrar por casualidad. En un solo fin de semana hicieron su aparición en mi vida dos personas de carne y hueso, con un común denominador muy particular, dos letras, que a nadie le gusta escuchar y mucho menos, así, de pronto, al comienzo de lo que podría convertirse en una futura relación: las ex. Seguir leyendo...