04 de agosto del 2020 °C
Busco Novio

Mi amigo, mi ex

¿SE PUEDE SER AMIGO DE UN EX? Hace unas semanas recibí una llamada proveniente de un número de teléfono que me sonaba familiar. Al contestar, no reconocí quién me saludaba entusiasmado por mi cumpleaños dos días después. Después de un desconfiado “¿quién es?” me di con una gran sorpresa. Era Santiago, mi ex novio, ex concubino, ex amante y ex amigo, además; por lo menos es lo que pensaba a esas alturas, pues no sabía nada de él desde casi un año atrás, cuando se mudó al extranjero detrás de la que hasta ahora es su “futura esposa”. En ese momento no podía hablar, así que a la velocidad del rayo hicimos planes para vernos al día siguiente. Mientras me daba una chequeada rápida en el espejo del ascensor del trabajo, el día de la cita, me hacía la misma pregunta: ¿se puede ser amigo de un ex? Seguir leyendo...

Llegaron los 35

Y NO ME AGARRARON DESPREVENIDA Dentro de pocas horas, bueno menos de dos según el reloj, voy a cumplir 35 años. ¡Asu! Me digo a mi misma ahora que lo pienso. Creo, y lo digo en serio, que es la primera vez que me pongo a pensar con seriedad en este asunto. Porque, haciendo memoria, siempre quise ser mayor. Cuando tenía diez quería ser como las chicas “grandes” de doce, a los catorce quería tener dieciséis o diecisiete como las chicas de quinto de secundaria y esas miradas tan indiferentes que ya sabían poner. Si seguimos la cuenta, obvio que de ahí no paré a los dieciocho, a los que pensé que con la mayoría de edad vendrían mayores privilegios, léase: poder llegar más tarde a mi casa, poder tener “enamorado” sin tanto trámite en mi casa. Pero me di cuenta al toque que la libreta electoral, militar, el DNI, la partida de nacimiento o mi ingreso prematuro a la universidad, nada iban a cambiar mi status. Mi vida seguía siendo exactamente la misma. Y gracias al cielo. Siempre digo –y pienso-que empecé a vivir realmente a los veintiséis. Y es por esta razón. Seguir leyendo...

Sex & The City & me

ALI LOVES CARRIE & CO. No me gusta ver televisión. La gente que me conoce lo sabe. Cuando por lo general alguien me pregunta si vi el último capitulo de alguna serie o si me enteré de lo que dijo Bayly en su programa del domingo, siempre me levanto de hombros y digo no. La verdad, solo prendo el televisor para hacer un rápido zapping por los canales de películas que, por supuesto, ya tengo identificados, o para poner un dvd. Hay algo de lo que nunca hice ninguna referencia antes porque sabía, mejor dicho, temía, que uno, aparecieran o se extendieran las fastidiosas comparaciones que surgieron a comienzos del blog y dos, que alguien creyera que, en efecto, yo me creía alguna versión de la protagonista de la serie en cuestión, Carrie Bradshaw. Ahora que ha pasado más de un año, creo que puedo hacer una confesión: soy fiel seguidora de Sex and the City; y no solo eso: soy fan, grouppie, adicta o como quieran llamarle, y a mucha honra. Todo comenzó así: Seguir leyendo...