03 de agosto del 2020 °C
Busco Novio

¡Un año más!

LO PEOR Y LO MEJOR DE BUSCO NOVIO. ¡Hey! Es nuestro segundo aniversario y es imposible, aunque inevitable, hablar de todo lo que ha pasado durante los dos años de Busco Novio. Por esta razón, decidí hacer una pequeña revisión y elegí algunos de los mejores y peores momentos que este blog ha ocasionado: ilusiones pasajeras, otras un poco más largas, tropezones, reencuentros, desencuentros, caídas en picada y uno que otro acercamiento a lo que algunos llaman amor. Algunos quedarán fuera de este post, otros prefiero guardarlos solo para mí. Así que, aquí van. Bienvenidos a la alfombra roja de los grandes éxitos y fracasos de Busco Novio. Agarren su canchita y pónganse cómodos. Seguir leyendo...

Rajemos de ella

TRAICIÓN FAMILIAR A LA VISTA Dicen que hay familias de todo tipo. Cierto. También dicen que éstas van cambiando con el tiempo. Cierto también. Algunas crecen, otras se reducen, algunas se dividen. Es inevitable. Los hijos crecen, se emparejan y se reproducen. Así, cambian las etiquetas con las que usualmente se definen a los integrantes. La clásica trilogía familiar padre, madre e hijos se convierte en una amalgama que va cambiando. Los padres se convierten en abuelos, los nietos pasan a ser sus nuevos engreídos, las hermanas se convierten en esposas, esposas/madres o solo en madres, lo mismo pasa con los hermanos que se convierten en maridos y padres; las familias políticas irrumpen en nuestra vida y tenemos que convivir con ellos nos guste o no. Sin embargo, hay algunos especímenes que no hemos pasado a formar parte de otra familia que no sea la única que conocemos y en la que crecimos, y para ellos sólo existe una etiqueta: los solteros. En mi caso: soy la mayor de cuatro hermanos, la primogénita y la única soltera. ¿Creen que es fácil? Apuestas, por favor. Seguir leyendo...

De vuelta al juego

LLEGO LA HORA. Me gusta pensar que las casualidades no son simples hechos fortuitos, sino parte de eso que a algunos les gusta llamar destino. El azar me dio una sorpresa el sábado que pasó. Estaba en la fila de los vinos de un supermercado tratando de convencer a un insistente impulsador de una marca de vodka de que yo no era Tatiana Astengo y que no le iba a firmar ni medio autógrafo, cuando sentí que alguien me pasaba la voz. Un poco avergonzada apenas lo vi, porque jamás me animé a llamarlo el día en que nos conocimos, saludé al Sr. Abogado; el mismo chico con el que hace unas semanas, mis amigos trataron de hacerme el popular corralito. Seguir leyendo...

A la conquista de lo inconquistable

EL NUEVO RECETARIO DEL AMOR HA LLEGADO (y no está a la venta). Dicen que los hombres son cazadores por naturaleza, que no funcionan de otra manera; que te apuntan a través de su mira como si fueras Bambi, te dan vueltas como pavos reales (a veces más pavos que reales, pero bueno, es cuestión de gustos) y después ¡zas! le arranchan la flecha a Cupido, te la clavan donde pueden y te convencen de que son la última chupada del glacial de mango, el secreto de la pirámide, el código Da Vinci, el príncipe multicolor, la última Coca Cola del desierto de Sechura, the one and only, la bendita especie en extinción, en resumen, el chico que esperaste desde que jugabas a las barbies con tus amiguitas del colegio. ¿Tonterías? No. Yo crecí viendo Candy, Candy (no existía Shrek, maldita sea) como muchas más que, de pronto ciegas ante el todopoderoso emperador de la testosterona, caemos redonditas en su juego. ¿De quién estamos hablando? Del hombre inconquistable. Sin embargo, como siempre, hay buenas noticias en el horizonte. Ese pata es un mito, una finta, una leyenda urbana, un personaje que ellos mismos crearon para creerse la nueva versión del galancito de telenovela y, más importante que eso, para hacer que las mujeres también lo crean; éstas pueden ser varias o solo una: tú, solita, frente al guapísimo monstruo del Lago Ness (ya sabemos que su creador admitió antes de morir que era un montaje, al igual que estos chicos). La realidad a veces parece un cuento de hadas y contra ese prototipo de seductor de supermercado por el que se nos cae la baba hay un antídoto, al parecer, muy efectivo. Yo me enteré la semana pasada de su existencia y puede ser resumido en una frase que me dijo una amiga: - Primero, aplastas la palta y después lo tratas como a una basura. ¿Me dio curiosidad? Claro que sí y de inmediato quise saber más de ésta receta mágica. Seguir leyendo...