No creo en el destino. Ya dejé de comerme ese cuento de que el día menos pensado conoceré a ese ser humano (guapo y heterosexual) que las leyes cósmicas han reservado especialmente para mi solita. Seguir leyendo...