La sacerdotisa de Ladymundo sentenció: en este momento desapareces de nuestro mundo perfecto, tú no eres ni serás jamás una lady. Yo le respondí antes de volver a mi vida: Por favor, ¿me lo prometen? Seguir leyendo...