A los seres humanos nos gusta complicarnos. Algunos más que otros, en ese costal está mi amigo con beneficios. Y yo que no quería un problema más en mi vida, ahora que estoy concentrada en resolverlos. Pues bueno, “a lo hecho…”, ya saben. Seguir leyendo...