Ese que dijo que cuando uno deja de buscar encuentra, tenía razón. Pero por favor, ¿no podrían meter a estos dos en una licuadora, agregar Splenda y hielo (un poquito de linaza), y servirme al chico perfecto? Seguir leyendo...