Esto es lo que seguro me diría mi abuelita si le dijera: Tutu, hoy cumplo cinco años escribiendo Busco Novio: “el tiempo se pasa volando, hijita”. Acto seguido, la muy sordita me preguntaría: ¿qué cosa?, ¿tienes novio? No, no tengo novio. Tengo un blog. Y hoy cumple cinco años. Al sentarme a escribir esta noche, recién me doy cuenta que han pasado cinco años. A nosotros, los despistados, nos cuesta ubicarnos espacio-temporalmente muchas veces. Puedo decir, porque es lo que siento y pienso: ya no recuerdo quién era –emocionalmente hablando- cinco años atrás.

Después de escribir mi primer post, caminé como todos los días a mi banquita del Olivar con mi Ipod, una latita de chela y bastantes cigarros. Triste como todos los días, pero con una sensación que me sé de memoria.

Me reconozco bastante tímida y temerosa. Sin embargo, cuando alguien me pregunta si me provoca hacer parapente en ese instante o veo un letrero que anuncia un punto para meterse clavado de diez metros de altura hacia un lago poco profundo, la cobarde que hay en mí lo duda, pero solo un segundo. Pocos después, ahí estoy, en pleno lanzamiento al vacío.

Ese mismo riesgo, esa emoción de haber aceptado hacer algo de lo que no estaba segura de ser capaz de hacer, y que no entendía del todo. Igual, me metí con zapatos y todo.

De esa chica triste que pensaba que su vida había terminado a los 33 años hasta hoy, ha pasado de todo.

Mucho de ese todo, está colgado aquí.

He escrito en servilletas, cuadernos, facturas, papeles y más que todo, en mi gastada laptop; sentada en distintas sillas, escritorios, camas, sofás, cafés, países y ciudades ajenos, todo lo que en ese momento pasaba por mi panorama emocional, por fuera o en mi interior.

Y de eso, tengo que agradecerles bastante. Este ha sido el espejo de una parte de mi vida. Una parte importante. Mi talón de Aquiles, el corazoncito inquieto e incauto que choteó a la razón más de una vez, para salirse con la suya e irse de frente hacia el amor equivocado. Y aquí no puedo ni quiero utilizar la metáfora del clavado, porque en las relaciones uno no está solo. Y ese ya es otro tema.

Hoy solo puedo decir que soy feliz. Así suene cursi y cojudo. Soy lo único estable que tengo en mi vida y eso me basta. Con eso duermo y vivo en una tranquilidad que desconocía, con una fuerza que ahora no me avergüenza reconocer.

Les quiero agradecer a todos, este tiempo que hemos pasado juntos. En serio, es blog es más largo de cualquier relación que haya tenido en mi vida. Gracias a los que me leen desde el comienzo, a los que empezaron a mitad del camino, a los nuevos lectores, a los que se van y luego regresan, a los que no fueron para siempre, a los que fueron protagonistas con y sin permiso, a los que comparten partes de mi pasado de las que he escrito, a los que son parte de mi presente, a los que quisiera siempre en mi futuro, a los que me putean sin conocerme, a los que me conocen bien y también me putean y aún más a los que considero mis patas sin conocerlos, que son la mayoría.

Espero conocerlos algún día y decirles: gracias.

Finalmente, no sé cómo agradecerles sin la odiosa sensación de ser más cursi que de costumbre a dos personas. A mi amigo Fabricio Torres del Águila por la grandísima oportunidad de ser autora de Busco Novio, y al gran compañero Joaquín Ortiz y a su equipo, por ayudarme a manejar este blog.

Ahora, sí, son las 12 m. Ya puedo romper la dieta, tomarme solo una chelita en lata (una muy feliz) y brindar por estos cinco años que han pasado, como diría mi abuelita si le preguntara, volando.

Y para los que harán la pregunta del millón aquí va la respuesta: tendré novio cuando yo quiera y se los contaré bajo esas mismas condiciones.

Ali

Un gracias muy especial a la genial MissCupcakes y a mi diseñadora y hermana Chiara Bisso, por el diseño conmemorativo de este aniversario.

Ahora que los comentarios se han expandido a otros puntos del ciberespacio, en Twitter me encuentran como @alibisso y en Facebook como -¿cómo más?- Alicia Bisso (soy muy chupada para abrir un fan page, pero pueden suscribirse si quieren).

Bonito video, bonita canción para escuchar esta noche, mientras escribo.

No sé por qué esta canción de los noventas volvió a mi.