Carta para mi bebe, mi amor

“No era algo importante, no has perdido nada, era la voluntad de dios, seguro fue porque fuiste a bailar con tus amigas, tuviste sexo, cargaste una caja, tomaste un vino, eres infértil, eres una fracaso como mujer, quizás no estás hecha para ser madre, puedes adoptar, tu próximo hijo será tu premio consuelo”. No. No es así. El prejuicio, la desinformación y el silencio social ante la pérdida de un hijo no nacido siguen siendo la causa de este doloroso tabú. Alguien que pierde a un niño merece una sociedad acogedora, que... Seguir leyendo...