Cuatro templos conforman la ruta del Barroco Andino, que parte de la ciudad de Cusco y culmina en el Valle Sur: la Compañía de Jesús, la capilla de la Virgen Purificada de Canincunca, San Juan Bautista de Huaro y San Pedro Apóstol de Andahuaylillas.

Museos de arte barroco construidos sobre bases incas que expresan la síntesis entre lo andino y lo religioso. Una propuesta turística que recibe a 200 mil visitantes en el año y que resguarda secretos que seguramente no conoces.

Foto: Ruta del Barroco

En 1974, la capilla de la Virgen Purificada de Canincunca fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación. Foto: Ruta del Barroco

Patrimonio monumental

Para llegar a la capilla de la Virgen Purificada de Canincunca uno debe pasar por muchas tentaciones como el distrito de Saylla —famoso por su chicharrón—, el parque arqueológico de Tipón, Oropesa —donde se elabora pan artesanal—, la laguna de Huacarpay —perfecta para avistar aves— y los complejos arqueológicos Wari, Pickillacta y Rumicolca.

Ya en el lugar, la vista a la laguna de Urcos resulta gloriosa. Este templo del distrito de Huaro, en Quispicanchi, aún no ha sido restaurado. Es probable que el otro año se puedan ver los trabajos de restauración y que los propios restauradores resuelvan las dudas de los visitantes.

Lo curioso en este punto de la ruta del Barroco Andino es que en el retablo mayor aparece una Virgen pintada y que sus paredes lucen animales andinos como la vizcacha.

IMG_5156

San Juan Bautista de Huaro

A solo 15 minutos de caminata se encuentra el templo de fachada sencilla y una sola torre. Hasta el 2007, el ingreso estaba cubierto de pasto y era usado para jugar fútbol. Con la restauración se halló una alfombra de piedra con motivos textiles bajo el campo deportivo y así quedó.

Pero la mayor sorpresa está al interior. Más de mil metros de pintura mural no repetitiva realizada por Tadeo Escalante y otros artistas anónimos dejan perplejo a cualquiera. Muros, columnas, techos, todo está coloreado e incluso lleva detalles en pan de oro.

Foto: Ruta del Barroco

Foto: Ruta del Barroco

Mucho ojo: en Huaro se encuentra el único fresco de toda la ruta. La técnica usada por Miguel Ángel en la capilla Sixtina no aparece en ninguno de los otros recintos, aunque hayas oído decirle frescos a los murales del templo de Andahuaylillas.

Franko Febres, administrador de la ruta me muestra el único fresco que existe en la ruta.

Franko Febres, administrador de la ruta, muestra el único fresco que existe en la ruta.

Toma varios minutos despegarse de la obra del artista cusqueño Tadeo Escalante, que está ubicada bajo el coro. En la escena del Juicio Final encontrarás a Santa Rosa de Lima junto a algunas mártires. También al propio autor, entre clérigos y cardenales, en el cielo y con alas.

Pero sin duda, lo más perturbador es la escena del infierno cargada de tonalidades rojas, dragones y actos tortuosos. Dicen que el realismo se debería a que Escalante fue testigo del suplicio de Túpac Amaru II y que en su obra habría castigado a quienes lo torturaron.

En el libro "Trabajos de Historia. Religión, cultura y política en el Perú, siglos XVII-XX" señalan que en la obra a José Antonio de Areche, que leyó la sentencia, le arrancan la lengua. Matalinares que encabezó el juicio está en la puerta del horno con un libro y una pluma.

Los torturadores de Tupac Amaru aparecerían en la obra: a José Antonio de Areche le arrancan la lengua y Matalinares sería el del libro y la pluma.

La capilla Sixtina de América

El título bien ganado del templo San Pedro Apóstol de Andahuaylillas se debe a sus increíbles murales y pinturas coloniales, de artistas como de Luis de Riaño o Diego Quispe Tito.

Este lugar que mantiene piedras inca en su construcción es el más conocido de la ruta del Barroco Andino y el ícono del distrito del que lleva el nombre.

Siete años demandó la restauración de este templo.

La restauración del templo de Andahuaylillas demoró siete años.

Lo primero que notarás es que San Pedro, el patrón de la iglesia, no aparece en el retablo central sino afuera, al lado izquierdo. En su lugar, la población colocó a la Virgen del Rosario a quien le tienen mayor fe.

Detrás del retablo hay una pared que fue pintada como un lienzo. Para verla se ingresa por una puerta oculta. Franko Febres, administrador de la ruta, me explica que así eran las iglesias en el siglo XVII. “Lo que pasa es que los clérigos fueron cambiándolas e instalando los retablos para embellecerlas”.

En la pared del lado derecho del altar se puede ver tres etapas de pintura:  las cadenas de la independencia hechas en el siglo XVII, las nereidas (divinidades del mar) del siglo XVIII y las cortinas que decoran el retablo y son del siglo XIX.

IMG_5250

Sorpresivamente, en este templo está retratada a la Papisa Juana, la única mujer que habría gobernado la iglesia entre los años 855 y 857. Un mito sobre el que se cuentan varias leyendas urbanas.

IMG_5246

También merece tu atención la obra del pintor Luis de Riaño: ‘Camino al cielo y Camino al infierno’, que es más sosegada que la de Escalante pero que también sirvió para adoctrinar a los nativos sobre el bien y el mal.

Al costado está la portada de ingreso al baptisterio que lleva la fórmula bautismal “Yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” en cinco idiomas: español, latín, quechua, aymara y puquina. Según dicen, los curas la usaban para dirigirse a los nuevos fieles provenientes de diferentes regiones del país.

IMG_5269

Los órganos de Andahuaylillas son los más antiguos de América Latina. Están ubicados en el coro alto, uno frente al otro. Fueron elaborados en el siglo XVII,  puestos en valor recientemente  y suenan cada domingo durante la misa.

Foto: Ruta del Barroco Andino.

Foto: Ruta del Barroco Andino.

Antes de salir sube a los campanarios para ver el pueblo en otra perspectiva. Puedes terminar la visita en la tienda que vende artículos religiosos, decorativos y de abrigo hechos por manos oriundas.

Viaja y ayuda a los niños de Cusco

¿Sabías que visitando este circuito ayudas a 1.600 niños de Cusco? Seguro que eso tampoco lo sabías. Los jesuitas utilizan el dinero de las entradas para mantener comedores, ludotecas  y el único taller de lutería en el Perú, que funciona en Huaro. Un lugar donde los pequeños aprenden a elaborar instrumentos musicales.

El precio de la ruta del Barroco Andino es de S/15 para peruanos. Puedes adquirir el boleto en La Compañía de Jesús o Andahuaylillas. Hay buses que pasan por la avenida La Cultura (en la ciudad de Cusco) y llegan a Urcos por S/4. Los autos colectivos cobran S/5.

Los martes, jueves y domingos hay salidas guiadas de día completo que además de los templos te llevan al complejo arqueológico de Tipón y a Rumiqolca. El costo es de S/45 por persona y no incluye los ingresos a los templos (S/15) ni a los atractivos (BTC parcial, S/40 para peruanos). Considera esta ruta completa por el Valle Sur en tu próximo viaje.

Para más datos viajeros sígueme en redes:

Facebook: www.facebook.com/ChecklistViajero

Instagram: www.instagram.com/checklistviajero

Youtube: www.youtube.com/ChecklistViajero