IMG_2317

Sígueme en Facebook.

Luego de un viaje de tres horas al sur de Lima y una parada técnica en el Buen Horno −para despertar bien, con panes artesanales y chicharrón− llegué a Lunahuaná, la tierra de la aventura en la provincia de Cañete. El lugar perfecto para escapar un fin de semana o un día completo.

……………………

DIVERSIÓN EXTREMA

Comenzamos con un clásico. En el embarcadero Hatunmayo, en la zona Catapalla, abordamos una balsa para practicar canotaje por el río Cañete. Previamente, nuestro guía, Jairo Oporto, nos brinda el equipo básico: chaleco salvavidas, casco y remo.

Foto: Diana Marcelo.

Foto: Diana Marcelo.

Esta es una época perfecta para los principiantes, como yo. “En verano el desafío es mayor y hasta se realizan competencias entre profesionales”, nos cuenta Jairo, quien lleva una década acompañando a grupos de hasta siete pasajeros en esta ruta que recorre 7 kilómetros de pura adrenalina.

Adelante, es la orden para darle con todo a la remada. “Uno, dos”, nos dirige Jairo mientras avanzamos al encuentro del primer rápido. “¡Alto!”, y los remos se colocan sobre las piernas para sujetarnos a la soga de la embarcación. Una hora después, quedamos completamente empapadas pero felices.

Foto: Diana Marcelo.

Foto: Diana Marcelo.

TEN EN CUENTA: lleva traje de baño y una muda de ropa. El nivel básico lo pueden experimentar niños desde los ocho años. Cuesta S/35 por persona y en feriados se recomienda reservar el día anterior.

……………………

DESAFÍO DE ALTURA

La diversión continúa en el zipline de San Jerónimo (km. 33,4), un anexo del distrito donde se encuentra un circuito de canopy que consta de dos líneas de 350 metros. Cuesta S/60 por viajero y la actividad puede tomar entre una y dos horas.

Siguiente paso: el rapel en la zona de Langla. Jaime Cuzcano nos espera para ponernos el arnés, casco, guantes y rodilleras. Subimos a 35 metros del suelo y desde la cima, con mucho temor a las alturas, emprendimos el descenso.

Fotos: Diana Marcelo.

Fotos: Diana Marcelo.

Fui la segunda en bajar (y no por valiente). No quería mirar abajo. Al colocar el cuerpo hacia atrás sentía que me iba a caer. Sin embargo, ya estaba ahí y no había marcha atrás. A usar la mano izquierda para aflojar la cuerda y la derecha para frenar. Suena fácil pero les juro que me costó.

TEN EN CUENTA: a diferencia del canopy, necesitas cierta experiencia para el rapel. Yo lo hice con la empresa Candela Tours que cobra desde S/60 por viajero.

……………………

DELICIAS DEL VALLE

Una de las mejores propuestas culinarias se sirve en el Refugio de Santiago, un lugar donde crecen 120 variedades de frutas, 50 especies de plantas aromáticas, algunas nativas y hasta verduras prehispánicas. Este sería el secreto del éxito para su creador, Fernando Briceño.

Para mí, el plato estrella es el cuy acevichado, que llega a la mesa deshuesado y bañado en leche de tigre. Otro imperdible es el camarón. Aprovecha para comerlo antes del verano, cuando llega la temporada de veda.

REFUGIO DE SANTIAGO

También puedes descansar en las habitaciones de adobe que no poseen televisión ni Internet, para asegurar tu total desconexión.

Otro buen lugar es el restaurante del hotel Guizado, a unos ocho minutos de la Plaza de Armas de Lunahuaná. Ofrecen un menú turístico con entrada, segundo y postre por S/55. El ceviche de tilapia y la trucha frita son memorables.

Por último, visitamos un par de bodegas en las que conocimos el proceso artesanal del pisco. Hijo del Sol funciona desde el siglo XIX y ofrece visitas guiadas gratuitas. Buena Vista se funda el 2004. Su nombre se debe a la panorámica del río y el valle que vimos en el recorrido.

TEN EN CUENTA: la agencia Candela Tours brinda paquetes de un día, con un deporte de aventura, desde S/70 por persona. En el portal Y tú, ¿qué planes?encuentras promociones a este destino. Para más datos viajeros sígueme en Facebook e Instagram.

……………………………..

* Imagen destacada: Diana Marcelo.