Hace un año me embarqué en la aventura del blog pero mi pasión viajera tiene larga data. Mi madre cuenta que desde que aprendí a hablar, repetía la misma frase al subir al auto: “Y ahora, ¿a dónde vamos?” y que si nos dirigíamos a la casa, no dejaba de renegar y pedir que continuemos el viaje.

Otra señal que alertaba la presencia de un espíritu libre, era la fascinación que tenía por el Atlas de Geografía que mi hermana usaba en el colegio. Aún sin saber leer, me quedaba por horas mirando los mapas y los planetas.

……………………

DISFRUTANDO EL CAMINO

Si me preguntan por mis primeros recuerdos viajeros, debo mencionar obligada al Volkswagen Escarabajo rojo en el que cada verano recorríamos la Panamericana Sur para llegar a la playa. Allí nos quedábamos tres meses, así que había que planificar todo con cautela.

Como era una maniática del orden, escribía una lista con cada prenda u objeto que llevaba conmigo. Revisaba el equipaje la noche previa y el día D, me despertaba con tanta emoción que hasta sentía mariposas en la panza. Mi lugar era junto a la ventana, porque siempre adoré contemplar el trayecto.

A los diecisiete años, mi hermana y yo emprendimos nuestro primer viaje sin supervisión adulta. A partir de ese momento encontraba cualquier excusa para escapar: si alguien tenía un familiar en otra ciudad había que visitarlo. Si terminaba una relación, tocaba viajar para superarlo. Si se acercaba un fin de semana largo, ¿cómo no tener un plan para los días libres?

……………………

EL TRABAJO DE MIS SUEÑOS

Esa afición que parecía impregnada en mi ADN me llevó a trabajar viajando. Fue así como recorrí pueblos indígenas por todo el país, me mudé como corresponsal al Cusco y un año más tarde retorné a Lima por una plaza en una publicación especializada en turismo.

Por esos años me dediqué a acumular millas en todo el continente y a escribir sobre los destinos que visitaba. Algo similar a lo que hago ahora pero con horario de oficina. De esa forma me gané el apelativo de viajera. Mi familia y amigos dejaron de preguntar cómo estaba para saber en qué lugar del mundo me encontraba, cuándo llegaría a Lima para verlos y cuál sería mi siguiente destino.

La idea de abrir un blog comenzó a rondar mientras que daba el siguiente paso: la independencia laboral. Alejarme del horario fijo me permitió irme por tiempos más prolongados y por ende, a destinos más lejanos. Pero lo mejor fue que encontré el espacio para desarrollar el blog anhelado.

……………………

CHECKLIST VIAJERO

Un día como hoy hace un año nació Checklist Viajero. Desde el despegue conté con el apoyo de Ángel Pilares, un capo del periodismo digital y las redes sociales que me guía en la ruta. Al vuelo se sumaron talentosos fotógrafos como Romina Llomovatte, Andrea Jibaja, Sebastián Gonzalez y el videografo, Alfredo Gadea.

En cada parada hice nuevos amigos, más conocidos como seguidores, quienes me sugieren destinos, me cuentan sobre sus experiencias de viaje e intercambian consejos útiles conmigo.

Hoy celebro mis primeros doce meses como Travel Blogger, satisfecha por los kilómetros recorridos y con la ilusión de continuar la ruta. Si quieres unirte a este gran viaje, sígueme en Facebook e Instagram. Y pon atención a las publicaciones que en estos días lanzo un regalo de aniversario.

……………………

La foto destacada es de Romina Llomovatte. Fue registrada en Sierra del Divisor.