El miércoles pasado viajé a Ayacucho con la única consigna de sumergirme en las aguas turquesas de Circamarca. Pasé diez horas a bordo de un bus de Cruz del Sur y arribé a la mañana siguiente, cuando todavía garuaba y se veían los rezagos de la fuerte lluvia que cayó la noche anterior.

Un par de horas después, me reuní con el promotor turístico y amigo, José Luis Gutierrez. En cuanto le comenté sobre mis planes me dijo que por esos días las aguas estaban turbias debido a la lluvia. Algo incrédula seguí consultando: “Mejor venga en mayo”, “De junio a noviembre se ven turquesas”, me respondieron los agentes consultados.

……………………

LA NOVEDAD

Luego de entender que a veces hacemos planes pero que la vida se encarga de cambiarlos, le pregunté a José sobre otro lugar en Ayacucho, que sea igual de sorprendente. Sin dudarlo me recomendó Los 7 cañones de Qorihuillca, una formación natural producto de la erosión que pocos conocen.

A la mañana siguiente, junto a los guías Yimmy Nieto y Helí Aristóteles, tomamos la vía Libertadores y avanzamos con dirección al noroeste. En menos de 30 minutos llegamos a explorar esta nueva maravilla de Ayacucho. Un lugar de película, comparable con los cañones estadounidenses más impresionantes.

Foto: José Luis Gutierrez

Foto: José Luis Gutierrez.

Con un casco, una linterna y rodilleras ingresamos a una de las grietas. No salíamos del asombro por la inmensidad de las paredes curvas y la estrechez de algunos tramos cuando tuvimos que bajar la mirada y sortear algunos charcos ocasionados por la lluvia.

Hubo trechos en los que solo avanzamos pegando los pies a las paredes, mojándonos hasta las rodillas o trepados en la espalda del gran Helí, quien me ayudó a cruzar en más de una ocasión.

El recorrido tomó un par de horas. Aunque los guías señalaron que se trataba del circuito menos extremo del lugar, para mí fueron dos kilómetros de pura adrenalina, entre formaciones caprichosas y grietas angostas que nos dejaron maravillados.

Los rayos de luz que ingresaron por las fisuras de esa garganta profunda, le dieron un efecto todavía más surrealista. “Esos son los mejores puntos para hacer fotos”, aseguró Helí. Aunque las verdaderas imágenes quedaron impregnadas en nuestra retina.

Para terminar, trepamos unas rocas enormes y desde lo alto obtuvimos una panorámica espectacular. MIRA LAS FOTOS en esta galería:

Si viajas a Ayacucho no dejes de hacer esta ruta. Los 7 cañones de Qorihuillca se pueden recorrer todo el año.

……………………

¡VIVE LA AVENTURA!

1. Desde Lima puedes tomar un vuelo que tarda 60 minutos en llegar a Ayacucho. En auto demoras ocho horas y en bus, diez horas. Yo viajé con la empresa Cruz del Sur, que ofrece los servicios Crucero Plus y Crucero Suite en esa ruta. Precios desde S/ 49, en tarifa insuperable.

2. La ciudad de Ayacucho cuenta con habitaciones desde S/ 60 por noche. Puedes hospedarte en los hoteles Santa Rosa (Jr. Lima 166), Vía Vía Café (en el portal Constitución) o DM Hoteles (Jr. 9 de Diciembre 184) o en el hostal Tres Máscaras (Jirón Tres Máscaras 194).

3. Para vivir esta experiencia puedes contactar a Helí Aristóteles (988 535-080) o a Yimmy Nieto (990 821-228), con quienes fui a este circuito. Las reservas se realizan con un par de días de anticipación. La ruta cuesta S/55 e incluye movilidad desde Ayacucho, guía y equipos.

……………………

Para más datos viajeros sígueme en redes:

FACEBOOK: https://www.facebook.com/ChecklistViajero

INSTAGRAM: https://www.instagram.com/checklistviajero

……………………

** Imagen destacada: fotos de Helí Aristóteles.