Ir por lugares poco transitados del país se me está haciendo costumbre. Así que apenas pude viajar a Iquitos me escapé a la Reserva Nacional Allpahuayo Mishana, un paraíso natural que concentra la mayor cantidad de bosques de varillal del Perú y que comienza a despertar el interés de los viajeros.

Diseño sin título (4)

Cuesta creer que a solo cuarenta minutos de aquel ruido ensordecedor de los mototaxis, que transitan las pistas de Iquitos de forma temeraria, solo se escuche el canto de las aves, el sonido de las cigarras y el de algunos monos moviéndose entre las ramas.

CAMINO AL CIELO

Hernán Ruiz, jefe de la Reserva Nacional Allpahuayo Mishana, es un biólogo iquiteño que conoce al milímetro la selva loretana. Con él, emprendemos el viaje hacia el kilómetro 28 de la carretera Iquitos – Nauta, donde está el puesto de control de Sernanp, el punto de inicio de esta novedosa ruta.

Mientras maneja por la vía que se abre entre el bosque, me explica que muchos animales y plantas que crecen en Allpahuayo Mishana no se pueden ver en otra parte del país: “Casi 500 especies de aves se han registrado en esta zona (…) El año pasado identificamos al águila blanca y negra, nunca antes vista en el Perú, y al saltarín del monte, un ave endémica que apareció de casualidad en una fotografía”.

Fotos de aves: Jeder Pizango

Fotos de aves: Jeder Pizango.

Estos increíbles números la convierten en un destino ideal para avistadores de aves. Incluso me cuenta que Allpahuayo Mishana ha sido elegida como uno de los escenarios para el Global Big Day 2018, programado para este 5 de mayo.

RUTA NAVEGABLE

Allpahuayo Mishana es también refugio de monos huapos, frayles, pichicos, tocones y el coto o aullador. Además, en sus 58.000 hectáreas conviven centenares de especies de anfibios, reptiles y peces. Si tienes suerte, puedes ver a la rana mono verde naranja, que solo habita esta tierra.

Foto- Jeder Pizango (3)

Recorremos el sendero Coto, un camino de 2,9 kilómetros que nos conduce hacia los varillales, los bosques que crecen sobre suelos de arena blanca. Y en la ruta nos sorprenden infinidad de plantas medicinales, hongos comestibles e ‘instagrameables’ y el supaychacra o palo del diablo, la rama donde viven una infinidad de hormigas.

Después, navegamos las aguas negras del río Nanay, a bordo de deslizadores que parten de la comunidad de Ninarumi. El paseo por los bosques inundables incluye vistas espectaculares de la selva reflejada sobre las aguas y un cálido recibimiento de la comunidad Mishana.

Quienes no conocen Iquitos y los que ya la vieron de cerca tienen un nuevo motivo para viajar: Allpahuayo Mishana es la mejor alternativa para desconectarse de la urbe y para descubrir un rincón inexplorado de la Amazonía, sin ir muy lejos.

……………………

En la segunda parte del POST te cuento cómo llegar a este paraíso de biodiversidad y lo que debes llevar para disfrutarlo al 100%. Deja tus comentarios al final del Post y sígueme en redes, justo he lanzado un #Sorteo de dos pasajes en Cruz del Sur. Conoce los detalles ingresando aquí.

Facebook: https://www.facebook.com/ChecklistViajero/

Instagram: https://www.instagram.com/checklistviajero/