Hace 10 años, Valeria Verme viajó por primera vez con Abby, un perro dálmata que rescató de la carretera y que se convirtió en su mejor compañera de viaje. Su primera aventura fue en Oxapampa, en un viaje que tomó diez horas: “Aguantó como una reina. Claro, que paramos tres veces para que orine y se estire”, comenta.

Archivo familiar de Valeria.

Archivo familiar de Valeria.

Se fueron en su camioneta con cinco viajeros más y para evitar mareos y vómitos lo alimentó un par de horas antes de salir y con una ración menor a la acostumbrada. “No hubo problema. Los perros que viajan seguido se acostumbran al carro y ella siempre se portó bien”, asegura Valeria.

De campamento con tu perro

Tras la partida de Abby, Valeria viaja con Laurel, Ghandi (también adoptados) y su enamorado. Si el plan incluye caminatas largas, la viajera recomienda llevar mucha agua para el perro, untar bloqueador en su nariz y de vez en cuando, mojarlo totalmente para que no le dé un golpe de calor.

Archivo familiar de Valeria.

Archivo familiar de Valeria.

Para acampar, sugiere collares de luces que permitan ubicarlos en la oscuridad. Si planeas pasar la noche en un hotel, confirma que dejen ingresar mascotas y lleva bolsas de dormir para que no ensucien las camas.

Sin auto propio

Janet Salas vive con cinco perros adoptados y ha viajado con todos pero en tiempos diferentes: “Como dos se ponen nerviosos en el auto cuando viajan en trayectos largos, son muy movidos y se aburren, solo he viajado con tres al mismo tiempo”.

Aunque no cuenta con movilidad propia, eso no le ha impedido irse de aventura con sus mascotas. Las escapadas las realiza con grupos que organizan excursiones especiales para ir con perros y que incluyen el alquiler de vehículos.

Archivo familiar de Janet.

Archivo familiar de Janet.

Prepáralo para el viaje

Para Janet es fundamental evaluar la tolerancia de la mascota al auto. Recuerda que el perro puede marearse o vomitar por ansiedad. Para evitarlo, realiza previamente viajes cortos. De esa forma se va acostumbrando al movimiento. Si babea, detente unos minutos y sal a tomar aire.

Otros factores a considerar son el destino y la actividad planeada: “Lleva al perro al veterinario antes del viaje, sobre todo si es mayor y si vas a un lugar de altura”. Aunque esta viajera adora caminar en la montaña, con sus mascotas que ya superan los nueve años sale solo a caminatas cortas.

Excursiones perrunas

“Es muy importante viajar con personas capacitadas en el manejo de perros. Se pueden presentar golpes de calor o grescas si vas con varias mascotas, y los dueños no siempre saben cómo controlar estas situaciones”, explica Víctor Manrique, gerente de Excursiones Perrunas.

Por eso, en los paseos que organiza siempre participan guías caninos, instructores certificados internacionalmente y un veterinario. “El perro es parte de la familia, pero tiene sus propias necesidades y es importante considerarlo”, indica Víctor.

Archivo familiar de Valeria.

Archivo familiar de Valeria.

Como los viajes arrancan temprano, aconseja alimentar a la mascota el día anterior hasta las 7 p.m. y la siguiente comida ofrecerla en el destino. Controla el estrés con música suave, lleva su juguete favorito y por su seguridad, prepara una correa resistente y su collarín.

¿El destino ideal? “Ir en busca de la naturaleza”, responde Víctor con total seguridad. Las excursiones que organiza son al campo o a la playa, según la época del año. Y maneja distancias de máximo 3 horas de viaje para que sea más manejable.

Con estas recomendaciones, estás listo para recorrer el Perú junto a tu mascota. Aprovecha el feriado para escaparte, deja tus dudas y comentarios al final del texto y no olvides seguirme en redes para más datos viajeros:

Facebook: www.facebook.com/ChecklistViajero

Instagram: www.instagram.com/checklistviajero

Youtube: www.youtube.com/c/ChecklistViajero

***

Foto destacada: Paul Cabeza