A los Sri Lanqueses les gusta decir que su tierra es al arbusto del té lo que la región de Champaña es para el viñedo.  La altitud, temperatura y clima de las colinas de Sri Lanka parecen ser el lugar idóneo para cultivar té de excelente calidad.  Aunque la isla haya cambiado su nombre oficial de Ceylán a Sri Lanka en 1972, continúan denominando té de Ceylán a su té para aprovechar de su buena reputación.  El té de Ceylán se cultiva en las colinas del centrales del sur de la Isla y visitar las plantaciones de té es uno de los principales atractivos de un viaje a Sri Lanka.

2041_Liptons_seat

Partimos del pueblo hiper-turístico de Ella, donde centenares de turistas extranjeros van para disfrutar del paisaje y para observar a otros turistas extranjeros. La estación de tren de Ella parece recién importada de la Inglaterra de hace un siglo.

1689_Ella

El tren serpentea entre verdes colinas a una velocidad promedio de 20 km por hora, pero el paisaje es absolutamente magnífico.

1735_train

Desembarcamos en la estación de Haputale después de un trayecto de unas dos horas y media.

1744_train_haputale

Haputale me pareció mucho más bonito que Ella. Hace varios años era Haputale quien recibía a todos los turistas, pero poco a poco fue perdiendo el favor de los turistas extranjeros.

1981_Haputale

Basta caminar algunos kilómetros en dirección del monasterio Benedictino para ver las plantaciones de té.

1777_haputale

Pero, para tener las mejores vistas, es necesario tomar una mototaxi por unas horas hasta Lipton’s Seat, literalmente “El Trono de Lipton”.

1864_Haputale

Thomas Lipton fue el hombre de negocios escocés que impulsó el consumo del té entre las clases obreras y media de Gran Bretaña. Desde este mirador,  Lipton observaba la extensión de su imperio.

1932_Haputale

Todas las colinas alrededor del mirador están cubiertas de arbustos de té.

2076_Liptons_seat

Todas las mañanas un ejército de mujeres tamiles vestidas en coloridos saris salen a recoger hojas de té.

2065_Liptons_seat

Si bien, Sri Lanka cuenta con una minoría tamil desde tiempos inmemoriales, los tamiles que trabajan en las plantaciones de té fueron traídos a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

2097_Liptons_seat

Nuestra presencia parecía ser una distracción bienvenida por las mujeres quienes nos recibieron con muchas sonrisas.

2082_Liptons_seat

Algunas se divertían enseñándonos a recoger las hojas. Para hacer esto se requiere de bastante práctica.

2056_Liptons_seat

Finalmente, terminamos el  día tomando una buena taza de té.

1607_Ella_tea

Ya son más de 3000 seguidores en mi página de Facebook. No se olviden de darle like para seguir novedades del blog y ver más fotos de viajes.