La Libertad de Tirar dedo

A las afueras de la aldea de Noratus y a orillas del lago Sevan, en medio de un paisaje desolado y amarillo, se encuentra el cementerio de Noratus con su mezcla de estelas medievales llamadas Katchkars y de monumentos fúnebres modernos pero no por ello menos impresionantes. Situado a 100 km de la Yerevan, la capital Armenia, y a medio camino entre las ciudades de Sevan y Martuni, llegar hasta allí y volver por mi cuenta no parecía una tarea fácil. Estudié bien el mapa y me dirigí al terminal terrestre de Yerevan y tomé el primer minibús con dirección de Martuni. El minibús me dejó al borde de la carretera y emprendí el camino hacia la aldea contemplando el magnífico paisaje compartiendo el momento con el viento y con la canción de Andrea Bocelli que sonaba en mi I-Pod. Unos diez minutos después sin siquiera haber alzado la mano, un viejo lada se detuvo y su conductor me propuso llevarme hasta el cementerio donde me dejo luego de despedirse en ruso y regalarme un paquete de galletas. Seguir leyendo...