Se llama Perú

No soy una persona que se caracterice por  dar grandes muestras de patriotismo. He vivido las dos terceras partes de mi vida fuera del Perú por lo que puedo decir que he desarrollado una relación algo complicada de amor-desesperación con el Perú.  Amor por ser el país que me vio nacer, donde tuve experiencias formativas que forman parte fundamental  de quien soy; por la belleza de sus paisajes y por la riqueza de su patrimonio cultural y natural, por la amabilidad y fuerza de su gente y el espíritu de trabajo y superación bajo... Seguir leyendo...