26 de octubre del 2020 °C
Cinco continentes

La Libertad de Tirar dedo

La Libertad de Tirar dedo

A las afueras de la aldea de Noratus y a orillas del lago Sevan, en medio de un paisaje desolado y amarillo, se encuentra el cementerio de Noratus con su mezcla de estelas medievales llamadas Katchkars y de monumentos fúnebres modernos pero no por ello menos impresionantes. Situado a 100 km de la Yerevan, la capital Armenia, y a medio camino entre las ciudades de Sevan y Martuni, llegar hasta allí y volver por mi cuenta no parecía una tarea fácil. Estudié bien el mapa y me dirigí al terminal terrestre de Yerevan y tomé el primer minibús con dirección de Martuni. El minibús me dejó al borde de la carretera y emprendí el camino hacia la aldea contemplando el magnífico paisaje compartiendo el momento con el viento y con la canción de Andrea Bocelli que sonaba en mi I-Pod. Unos diez minutos después sin siquiera haber alzado la mano, un viejo lada se detuvo y su conductor me propuso llevarme hasta el cementerio donde me dejo luego de despedirse en ruso y regalarme un paquete de galletas. Seguir leyendo...

Apaga la tele, lee y viaja!

Apaga la tele, lee y viaja!

Me van a tomar por un marciano, pero en estos momentos en que todo el mundo parece estar perpetuamente conectado a sus smartphones, tablets, para comentar en Facebook y twitter las hazañas de los héroes de la televisión basura, les voy a hablar de libros. Seguir leyendo...

Viajar a países musulmanes

Viajar a países musulmanes

Ya tengo mi pasaje. En tres meses viajaré a uno de los países más diabolizados por la prensa durante los últimos treinta años. No les diré todavía cuál es, pero si les diré que es un país musulmán. Si viajar a países musulmanes solía ya suscitar la incredulidad y la reprobación de muchas personas (mis padres incluidos), los recientes atentados perpetrados por islamistas radicales en París, no ayudarán en nada a tranquilizar a las personas negativas. El Islam tiene una mala imagen en occidente y esta imagen es anterior al yihadismo internacional. Seguir leyendo...

El soundtrack de tu viaje

El soundtrack de tu viaje

La música es fiel compañera de nuestra vida cotidiana. Y al viajar su efecto suele tomar más fuerza. Sea caminando hacia la puerta de un aeropuerto, esperando un autobús, en medio del bullicio de las calles, apreciando el paisaje desde la ventana de un tren o durante una larga espera, cuando viajas tienes la mente más tranquila y cada nota y cada palabra de la canción parece tener más sentido que de costumbre. Comencé siendo precariamente dependiente de la música que se hiciera en el lugar al que viajaba. Pero después de varios viajes llegué a la extraña conclusión de que la música que se suele tocar en los transportes públicos del mundo no suele ser la mejor música que ofrece el país, por lo menos para mi gusto. Comencé llevando un walkman con varios casetes preparados especialmente para la ocasión. Con el tiempo estos fueron reemplazados por CD y finalmente por varios reproductores de música digital. Y digo varios por casos de emergencia como que se te acabe la batería y te queden 7 horas de ruta por el desierto en pleno día con un festival de películas de Van Damme pasando a todo volumen en la tele del bus. Si bien es importante ser consciente de no aislarse totalmente en la música para no perderse encuentros, conversaciones o situaciones, hay ocasiones en las que la música es un salvavidas, como por ejemplo cuando entra un predicador al autobús y comienza a decir satanás por sétima vez. La música también puede ser una buena forma de sentirse ambientado en el lugar donde vas y de descubrir un poco su cultura. Por ejemplo, si viajan a países magrebíes los invito a escuchar una canción de raï, género musical originario de Argelia con influencias beduinas, árabes, africanas, francesas y españolas. Rachid Taha - Ya Rayah Seguir leyendo...

El día en que me reembolsaron una involuntaria coima en Camboya

Durante un viaje a Vietnam que hice el pasado mes de diciembre decidí darme una escapada relámpago de cuatro días a la vecina Camboya, principalmente para visitar Angkor Wat. Esto equivale a hacer un viaje al Perú desde Bolivia solamente para ir a Machu Picchu. Camboya bien vale la pena un viaje más largo, pero me resultaba una pena estar en el vecindario y no visitar Angkor. Seguir leyendo...