31 de octubre del 2020 °C
Comando azul

¡No te vayas a correr!

Segundo post y segundo triunfo grone. Ok, esta vez algunos tendrán que ser más avispados para restarle mérito a esta buena victoria frente a Cristal. Días atrás la teoría era que Cienciano, al ser demasiado malo, no era rival. O sea, lo perdieron ellos y no fue que lo haya ganado Alianza. ¿Y ahora? Cada fecha me queda más clara la influencia positiva que tiene Gustavo Costas en el equipo porque supo encender el carácter de los jugadores en el momento más difícil; tras caer ante la U y San Martín era necesario que reciban un electroshock para decirle no a la depresión y sí al optimismo y al amor propio. Seguir leyendo...

La conquista del Imperio

¡Pero si era José Carlos Fernández el del golazo y no Zlatan Ibrahimovic! Tienen el porte, la cara y, obvio, evidentes y abismales diferencias. El grone grita los goles como nunca sabrá hacerlo el multimillonario y espectacular sueco, por ejemplo. Esta vez el blanquiazul se tuvo la fe necesaria para regalar un derechazo que en la altura se convirtió en un flash de fotografía y su gol fue la total alegría del pueblo. Seguir leyendo...

No es un Gustavo

Al principio fueron declaraciones imperceptibles, pero poco a poco tomaron forma. Ya la semana pasada Gustavo Costas había dicho que Alianza Lima era un club que no había crecido nada en lo institucional desde que él se marchó en el 2004. Luego, la derrota ante San Martín lo llevó a mostrarse desanimado frente al panorama de no contar con refuerzos por la delicada situación económica del club. Esta vez no ha querido patear el tablero como ya hizo en abril porque —es posible— desea guardar las formas que siempre suele proclamar: “No hay que quejarse cuando se pierde para que no suene a llanto. Mejor cuando se gana”. Seguir leyendo...

Alianza debe pasar por la universidad

Aprender nunca está de más, y menos cuando el equipo que nos gana representa a una universidad. La San Martín se llevó el partido del domingo a pesar de la inferioridad numérica. Un 1-0 frío como la tarde y lapidario, como una inmensa nota desaprobatoria en un examen. En Alianza no sabemos, o hemos olvidado lo que sabíamos. Tenemos que volver a aprender. Seguir leyendo...

Alianza no jugó el clásico

Perdimos 2 a 1 y con volteada de partido. Claro que indigna, claro que hay responsables de la derrota, y esos responsables somos nosotros, el propio Alianza. En un clásico donde el fútbol estuvo totalmente ausente, el equipo fue irreconocible, parecía el rival de sí mismo, y eso se paga feo, como nos pasó el domingo. Seguir leyendo...